#Circos sin animales 1

Es un negocio que mueve alrededor de seis billones de dólares anuales.

Dictaminan con modificaciones ley de uso de cubrebocas y reforma a Ley de ISSSTESON
Aprueban contratación de crédito al municipio de Plutarco Elías Calles
Dictaminan propuestas de planos y tablas de valores unitarios de suelo y de construcción de los municipios

Esta semana, queridos lectores, les estaré platicando sobre la realidad que viven los animales que son esclavizados por el hombre para actuar, en contra de su voluntad, en los circos, para que el público pueda entretenerse sin ni siquiera sospechar lo que tras bambalinas sucede.

Los animales que ven en los circos, esos elefantes que se montan el uno sobre el otro, los leones que saltan a través de aros con fuego, los chimpancés que hacen suertes, los osos en bicicleta y las focas aplaudidoras, entre otros, tienen dos únicas vías de origen:

La primera: son animales nacidos en cautividad, o sea, hijos de los que viven en los circos o, incluso comprados a programas legales de cría en cautividad.

Estos programas de cría en cautividad son llevados a cabo por algunos zoológicos o centros de conservación, que crían especies salvajes o exóticas bajo condiciones controladas. Aunque suene aparentemente bueno, no lo es. Vender un animal a un circo es confinarlo el resto de su vida a una pobre calidad de vida, a explotación, maltrato y exposición a las peores enfermedades, hasta la muerte.

Sin embargo, el peor panorama es el tráfico de especies protegidas, la segunda vía, una forma bastante común de conseguir animales para los circos. Este es un negocio rentable que mueve alrededor de seis billones de dólares anuales, según la Wildlife Conservation Society (WCS).

Para que una cría pueda ser cazada, los cazadores deben de matar a toda su familia, secuestrar a la cría y luego, estos cachorros deben soportar condiciones extremas desde el transporte, cuando viajan cientos y miles de kilómetros hasta llegar a su destino final. Si no mueren en la ruta, entonces terminan esclavizados de por vida en el circo.

Cuando los animales provienen del comercio ilegal, son capturados por cazadores furtivos, que secuestran generalmente a las crías tras matar a parte de su grupo familiar. Estos indefensos animales deben soportar condiciones durísimas desde su captura, hasta las condiciones de transporte en que viajan cientos y miles de kilómetros hasta llegar a su destino final, que si no es la muerte en la ruta, es el confinamiento de por vida en el circo.

Esta es sólo la primera parte de la terrible vida que les toca soportar a las criaturas que son sometidas a actuar en un circo que los pinta de payasos y los obliga con métodos de tortura a aprender, literalmente a golpes, las suertes que el publico, entre ellos niños incautos, aplauden divertidos.

Este tema tiene muchas caras, esto es sólo un pedacito de lo horrible que se esconde detrás de todos los circos que utilizan animales.

Cortesía de Excelsior.com.mx

 

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: