Con razón estamos así

Con razón estamos así

Por Samuel Valenzuela (Entre telones)

Reforman Ley de Educación en materia de vinculación y de prevención del delito
Emiten exhortos a diversas autoridades federales y estatales
Impulsa Nitzia Gradías crear Instituto Sonorense del Emprendimiento
Samuel Valenzuela
Escrito por Samuel Valenzuela
Martes 29 de Octubre de 2013 17:58
De acuerdo al discurso del gobernador Guillermo Padrés en la Sesión Ordinaria del Consejo Estatal de Seguridad Pública, hasta ahora se va enterando de que una de sus responsabilidades es velar por la seguridad pública de los ciudadanos.
Bien por el mandatario sonorense el que asuma lo que constitucionalmente le compete, así como les compete a los alcaldes, aunque entre quienes estaban presentes en dicha reunión, nos dicen que hubo cruce de miradas de extrañeza porque casi en todos de los casos es con la seguridad de sus comunidades en donde más trabajan, sin que esto signifique garantía de buenos resultados.
El caso es que al parecer el gobernador no lo sabía y dio por hecho de que así como el delega facultades y se hace maje de lo que hacen sus colaboradores en la materia de procuración de justicia, también lo hacen los presidentes municipales en la prevención del delito, en al marco de un galimatías con que adornó la anunciada campaña en contra de los posesionarios de autos chuecos.
Dicho posicionamiento del oficialismo panista luce como parte de la tendencia de eludir responsabilidades y aventar la bolita a otras instancias, que en las últimas semanas se han puesto de moda en Sonora, al enfrentar situaciones que los dejan muy mal parados ante la opinión pública.
“Esos tiempos en los que pensábamos que lo de los policías se lo dejábamos a quienes son policías y nosotros a la política se acabaron”, expresó y por lo visto tal situación tan hipotética encantó a algunos, aunque no deja ser palabrería hueca que no aplica a las realidades que viven los ayuntamientos en materia de seguridad pública bajo la supervisión del Estado y supeditados de los limitados recursos financieros y apoyos que les brinda el Estado para tareas principalmente de prevención, no de persecución de delincuentes ni de investigación de actos fuera de la ley.
Es simplista el abordaje de Padrés a tan complejo problema de la creciente inseguridad pública, porque en todo caso en lugar de recomendar a los alcaldes convertirse en policías y reconocer que él también debe hacerlo igual, porque no mejor tener personas confiables, profesionales y honestos en el quehacer policial y constituir una cadena de mandos que llegue hasta el patrullero en lugar de convocar a los presidentes municipales a tomar el tolete, el pito y la cachucha.
En fin, esa vacilada choricera más bien viene a resumir la pretensión del Jefe del Ejecutivo Estatal, de que las autoridades municipales realicen el trabajo sucio de decomisar autos chuecos, con el pretexto de que en dichas unidades se cometen muchos delitos, cuando tal responsabilidad es del estado y de la Federación a través de la concurrencia de la Secretaría de Hacienda, Dirección de Aduanas y de la Coordinación Ejecutiva de Verificación al Comercio Exterior (CEVCE).
Darle dientes a los policías de tránsito en la tarea de confiscación de autos chuecos sin duda generará abusos por todos lados, porque resulta irresponsable el presumir que los poseedores de esos autos pueden ser delincuentes cuando con toda seguridad en su inmensa mayoría son personas a las que les resulta imposible acceder a vehículos nacionales.
El que de volada brincó y se apuntó para hacerle al cachuchudo fue el alcalde de Hermosillo, Alejandro López Caballero, aterrizando muy bien la instrucción de su patrón el gobernador que obviamente va dirigida al operativo contra autos chuecos, sin que tenga nada qué ver dicha decisión a la diversidad de actuaciones que implicaría el que los políticos-alcaldes asumieran ejercicios de la policía.
Padrés pretende eludir de nuevo sus responsabilidades y facultades, porque más que convocar a los ayuntamientos y a alcaldes a emprender acciones represivas en contra de los dueños de autos chuecos, debería diseñar un programa de registro vehicular que permita la identificación de dichas unidades y sus propietarios.
A fin de cuentas la realidad planteada por Padrés por la presencia de carros chuecos y la posibilidad de que sirvan para actos delictivos, pudo hacerla sin recurrir a su propuesta de que los alcaldes deban entrarle a tareas policiacas, porque como excusa sólo lo exhibió como alguien ajeno a sus responsabilidades en materia de seguridad pública, aunque hay que reconocer que quiere enmendar la omisión llevándose entre las patas a los alcaldes.
Por lo pronto, conocedor de esos asuntos nos comentaba, que si en serio Padrés se quiere comprometer en el combate a la circulación de autos que se usan para actos delictivos, de una revisada a las agencias fiscales desde donde se expiden juegos de placas que luego sirven de nada en la investigación de delitos, en tanto que si en serio se evita que circulen autos con vidrios de mucho polarizado, pues a lo mejor le pega a bastantes funcionarios de gobierno y a sus guaruras.
Y por otra parte, ya veremos la reacción de los ciudadanos ante las acciones que se deriven por la repentina vocación represiva del gobernador y sobre todo sería interesante conocer la opinión de Javier Gándara cuando López Caballero ande de “Cuquita la detective” y junto a sus jenízaros persigan a hermosillenses por manejar charangas sin esas placas adornadas con un borrego cimarrón.
Antes de imperdonable olvido, vamos a felicitar con todo nuestro afecto a José Roberto Morales y a Azalea Lizárraga porque su Termómetro cumplió 20 años en circulación y como tal detalle no es cualquier cosa, se aventaron una edición de colección que vale la pena releer. Felicidades amigos.
Por lo demás, este miércoles se enciende otro foco rojo para el Gobierno del mal llamado Nuevo Sonora, ya que a eso del mediodía y luego de una asamblea de la Asociación de Mineros retirados, sus integrantes bloquearán los accesos de la mina de Cananea, ante la negativa de la empresa Buena Vista de hacerles valer su derecho a la atención médica.
En conferencia de prensa celebrada en el Congreso del estado, una comisión de mineros en retiro relataron todas sus peripecias y trajines que han tenido que enfrentar desde que el histórico mineral cambió de manos, cuando en los convenios de finiquito y de salida, quedó pactado que alrededor de tres mil mineros y sus familias tenían garantizado el derecho a la salud de por vida.
Por ahí nuestro amigo el exdiputado local Raúl Romero Fontes y otros representantes de esa clase de cananenses que dejó su vida en la extracción del cobre y que ahora mendigan ser atendidos por las instituciones de salud, odisea que en los últimos cinco años ha dejado 300 exmineros fallecidos y que pone en peligro la vida de cuando menos 25 que actualmente se encuentran en estado crítico.
Ya veremos si en sus gestiones de este día que incluyó pláticas en corto y por separado con los diputados Samuel Moreno, Carlos Navarro y Vernon Pérez Rubio, así como con inquilinos del Palacio de Gobierno, se encontró alguna salida que evite el bloqueo al complejo minero, aunque como sea, ya le cayó chamba al delegado federal del Trabajo, Wenceslao Cota Montoya y en un asunto cuyo escenario es el solar nativo del gobernador.
Ya nos enteraremos cómo le va al popular Wences, porque por lo pronto a un colega suyo el delegado de Gobernación Adolfo García Morales, no resultó muy bien parado luego de que de forma acertada reconociera que la Federación trabaja en un proyecto alterno que garantice el abasto de agua para Hermosillo, en caso que la Suprema Corte de Justicia de la Nación fallara en contra del acueducto el Novillo, conclusión totalmente comprensible y lógica, que sin embargo tuvo que desmentir por razones que imaginamos, apechugando además los insultos y descalificaciones que le hiciera el Secretario de Gobierno, Roberto Romero.
Mientras tanto, vaya el desmentido del alcalde de Cajeme Rogelio Díaz Brown al titular de la SIDUR, Enrique “Flor de Membrillo” Torres Delgado, al demostrar con pelos y señales que el ayuntamiento que preside ya cumplió desde mediados de agosto pasado con todos los trámites para que le sean entregados los 37 millones de pesos recaudados por el COMUN.
Como se sabe, “El Roger” no se anda por las ramas cuando de aclarar paradas se trata, aunque no por ello incurre en golpeteos y más bien consideró que la aseveración de que no se ha entregado la documentación requerida se debe a que Torres Delgado está desinformado.
Por lo pronto y mientras los del Palacio sacan de la congeladora esos recursos retenidos, el joven munícipe viaja al deefe este jueves para seguir picando piedra en la gestión de recursos federales y etiquetado de proyectos dentro de las diversas comisiones del Congreso de la Unión.
“Estamos trabajando en el presupuesto federal, esta semana se establecen los techos presupuestales de las comisiones, es mucho lo que necesita Cajeme, ya contamos con los folios de los proyectos que presentamos en pavimentación, agua potable, drenaje sanitario, cultura, deporte, entre otros”, indicó.
Y algo debe andar mal en las relaciones entre El Imparcial y el PAN-Gobierno de Padrés o simplemente hay retraso en el pago de facturas, porque sólo así se entiende la publicación de extensa entrevista que con todo detalle se le hizo al líder del PRI en Sonora, Alfonso Elías Serrano, quien aprovechando la recta dio un buen llegue al oficialismo panista, describiendo el desorden financiero, opacidad en el ejercicio del presupuesto, desviaciones, corruptelas e incompetencias que tienen en la ruina a la administración estatal.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0