Definiciones y evasiones

Definiciones y evasiones

Por Samuel Valenzuela (Entre telones)

Aprueba Congreso programa propuesto por diputado Rodolfo Lizárraga para atacar el machismo
Recibe Comisión de Fiscalización mayor información de cuentas públicas
Dictaminan propuestas de planos y tablas de valores unitarios de suelo y de construcción de los municipios
Escrito por Samuel Valenzuela
Lunes 28 de Octubre de 2013 17:11
Entereza y responsabilidad se han convertido en artículos de primera necesidad por rumbos del oficialismo panista de Sonora, en donde sumidos en deslindes, evasiones y omisiones, dan un pésimo espectáculo a la opinión pública estatal y nacional.

Diversas torpezas de alto impacto en días pasados tienen al gobernador Guillermo Padrés en la picota, que ante el cuantioso recuento de saldo de daños, se verá obligado a dejar de lado las simulaciones y abrirse junto con su partido el PAN en contra de la Reforma Hacendaria propuesta por su “aliado” Enrique Peña Nieto.

No le queda de otra al dueño de las siglas pitufas, en su patético esfuerzo por revertir los efectos derivados de los abusos cometidos en contra de miles de sonorenses por el COMUN y el descrédito social prácticamente generalizado por sus corruptelas e incompetencias.

Sabe quién impondría en el mal llamado Nuevo Sonora, una política de estado tan torpe como lo es no asumir responsabilidades ante cualquier problema; deslindarse de las soluciones o simplemente ser omiso, lo cual se traduce en muertes de personas que por no tener dinero no son atendidos en hospitales del Estado; abulia en el sector educativo que lleva al suicidio a estudiantes, y el desvío de recursos financieros y humanos del gobierno para el enriquecimiento propio.

Fuertes dosis de entereza y responsabilidad requiere el gobernador de Sonora ante prospectivas tan adversas que lo tienen en lo más pando del resbaladero, precaria situación que lo lleva hacer genuflexiones incluso ante el diputado federal y dueño del PRI-Sonora, Manlio Fabio Beltrones, en una actitud indigna disfrazada de ladina que francamente debe generar lástima entre los mismos panistas.

A como están las cosas, a la facción padrecista en el PAN estatal sólo les queda la alternativa de vestirse de malnacidos para intentar engañar a los ciudadanos con su rechazo a la reforma fiscal de Peña Nieto y procurar revertir la repulsa popular por el agravio perpetrado en este 2013 con el COMUN, lo cual luce incierto porque conforme pasan los días tal bandera les va quedando chica.

Este lunes hubo reunión del Consejo Estatal de Seguridad Pública y distinto a otras ediciones la juntada de referencia casi fue en lo oscurito, como si los accidentales y accidentados inquilinos del Palacio de Gobierno anduvieran muy escamados por algo que los comunes mortales no sabemos y que tuviera que ver con el blindaje instalado en las ventanas de la oficina del gobernador o el incremento de medidas de seguridad en su entorno.

El caso es que como siempre sucede, los primeros que abandonan el barco cuando se hunde, ya se sabe quiénes son y en el buque Nuevo Sonora ya empiezan a saltar y poner agua y tierra de por medio los panistas que pretenden lograr un cargo de elección popular en el 2015.

Les pesa la marca padrecista y saben que es mejor aclarar que no andan en esa semihundida nave y que no todos los panistas son iguales, lo cual por cierto es la mera verdad, sólo que en los últimos meses y años han procurado guardar bajo perfil o servirse de la penumbra para evitar identidades incómodas.

Tal es el caso de David Figueroa y Dolores del Río que de antemano se sabe que no estaban invitados al  mesón padrecista del Nuevo Sonora, y ahora la exfuncionaria de la Secretaría de Salud, Sara Martínez, que prefirió renunciar y casi decir que fue por dignidad porque no le gusta cobrar sin trabajar, o sea que es diferente a muchos cercanos al de Cananea.

Y así como ella, hay un político panista, Marco Paz Pellat, que prefiere disfrazarse de locutor, columnista y comentarista de todas las radiodifusoras, a que lo liguen con la actual administración estatal y se apuesta doble contra sencillo que será candidato por el PAN a una diputación federal, y de ser posible con una máscara de ciudadano de aprobarse en la legislación electoral.

Falta ver cuantos más se anotan como tránsfugas panistas ajenos a Guillermo Padrés, entre los que puede estar Damián Zepeda y Pancho Búrquez, que se esfuerzan en aclarar que nunca estuvieron de acuerdo en los impuestos que propuso Guillermo Padrés y menos con Enrique Peña Nieto y en columnas amigas piden los tipifiquen como ajenos a la cuadra de políticos afines al actual gobernador de Sonora.

El que para nada se desmarca ni se deslinda es Javier Gándara Magaña, quien si bien no se compromete ni opina sobre temas escabrosos de la problemática estatal, obviamente le sigue apostando al poder del gobernador en las siglas panistas, sin que sepamos hasta cuándo podrá aguantar el que se le ligue a la personificación misma de la corrupción y la incompetencia, porque mientras tanto, bajo el manto de la Fundación GANFER, acompañado de su esposa Marcela, despliega intenso activismo social a lo largo y ancho del Estado, sin que por lo pronto tenga a la vista alguna competencia.

Los que de plano no se pueden deslindar de nada son los diputados locales del PAN por distritos hermosillenses, todos metidos en el abyecto corralito de la sumisión  que incluyo los expone a que un indiciado como lo es Enrique Martínez Preciado les gane el mandado mediante una abierta precampaña de posicionamiento en colonias de la capital de Sonora.

Por cierto, platicamos un rato con el coordinador de ese grupo parlamentario Javier Neblina, quien ratificó su intención de denunciar penalmente a la magistrada del Tribunal Estatal Electoral, Carmen Patricia Salazar Campillo y aunque si bien acepta que no pasará nada, asegura que de algo servirá el exhibirla en lo que él asegura es una actuación sesgada para favorecer a intereses del PRI.

Al que deberían de deslindar es al secretario de salud, Bernardo Campillo, quien como es público y notorio, es de los que les gusta regarla pero bien y a nivel nacional, llevándose de corbata al mismo gobernador ya que lo sostiene contra viento y marea y contra la opinión de propios y extraños.

Y es que además de la ya sabida incapacidad, prepotencia y sospechosos negocios y mansiones que ha realizado, a Bernardo Campillo le pegaron el fin de semana y ayer lunes todos los medios nacionales, incluyendo Joaquín López Dóriga y Carlos Loret de Mola por dejar morir a un jornalero en el exterior del hospital general de Guaymas.

A ello se suma el fuego amigo que en espacios periodísticos y en el mismo gabinete que promueve Alejandro López Caballero contra Campillo, para por fin tumbarlo y que ascienda su carnal (el de López Caballero no el de Campillo) de nombre Gustavo y que ahorita se mantiene apenas como subsecretario, cuando siente esa insaciable familia que Padrés les debe más.

Pero en fin, es una incógnita cuánto tiempo más se podrá sostener Campillo como Secretario de Salud y si se cumplirá el objetivo de López Caballero de que su carnalito llegue al primer círculo.

Quien de seguro será aprovechada en el PRD como candidata en Hermosillo, ya sea a la alcaldía o por lo menos en una diputación local, es la actual diputada federal Lorenia Valles Sampedro.

Es de las legisladoras perredistas más activas, que no anda con medias tintas, y se sabe con mucha presencia en Hermosillo, y más ahora que ha renovado una parte de su equipo, decisión que por lo visto le ha resultado en muy buenos dividendos.

Por lo demás, durísimo el posicionamiento del bragado Adalberto Rosas López respecto a la agenda que cubrió el fin de semana el diputado federal, Manlio Fabio Beltrones, a quien acusó de promoverse como el “Zar del tráfico de influencias” y ponerlo como ejemplo de la crisis y la degradación que padece la llamada clase política mexicana”. Pácatelas.

Y en esos trajines bancarios para pagar trácalas, nos dio mucho gusto saludar al buen amigo Luis Carlos Cha, quien de alcalde de Cananea en problemática gestión 2006-2009, prefirió el litigio privado a incorporarse a alguna responsabilidad pública en el gobierno de su paisano Padrés, en una decisión que hay que reconocerle.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0