El escritor debe recuperar el sentido de la palabras: Weinberger

El escritor debe recuperar el sentido de la palabras: Weinberger

El encuentro inició con la Cátedra Carlos Fuentes; hay expectativa por la participación de los premios Nobel Derek Walcott y Jody Williams

Conoce Comisión Especial Covid-19 estrategia para vacunación
Recuperaremos a Sonora desde los municipios: Ricardo Bours
Se reafirma el respaldo y voluntad de colaboración del Gobierno Municipal a todo lo que desde la ciudadanía se promueva en beneficio de la ciudad

Xalapa • Xalapa, Veracruz en general, fue una entidad que tenía muy presente en su interior el escritor Carlos Fuentes: tiene raíces en estas tierras, la biblioteca central está bautizada en su honor y desde aquí también se impulsan actividades dentro de la Cátedra Interamericana que lleva su nombre.
Por ello no resulta raro que, de alguna manera, sea una de las “presencias” más significativas dentro del encuentro literario, al grado de que en su memoria se organizó, dentro de las primeras actividades de la tercera edición del Hay Festival Xalapa, una mesa redonda sobre la relación entre la narrativa y el cine, en la que estarán presentes tres expertos en lenguaje cinematográfico: Ricardo Benet, Ignacio Durán Loera y Georgina García Gutiérrez, quien es compiladora del volumen Carlos Fuentes desde la crítica.
Además, uno de los últimos actos dentro del programa es la presentación de un libro-homenaje, en el que se aborda una de sus principales preocupaciones: la novela latinoamericana, tema sobre el que dialogó en diferentes momentos de su vida.
Quizá sea precisamente la idea del diálogo, de la conversación, la que domine el programa de actividades del encuentro literario, concebido por Cristina Fuentes La Roche, directora del Hay Festival Latinoamérica, como una de las mejores oportunidades para la reflexión, en el que se pueda debatir sobre diferentes temas, “que nos incumben a todos, a través de la literatura”, quien reconoció que en años anteriores habían puesto mucha atención a los problemas de violencia e inseguridad que se viven en diferentes regiones del país.
“Siempre nos han garantizado la seguridad, nunca hemos tenido problema alguno, todo lo contrario, y lo más maravilloso del festival es cómo se disfruta, incluso en los momentos complicados para el país, y es que no debemos olvidar que es un país con una riqueza cultural impresionante, con una juventud llena de ansias de saber, de conocer, de compartir.”
Entre los invitados a la tercera edición del Hay Festival Xalapa se encuentran los premios Nobel Derek Walcott y Jody Williams, además de Ernesto Cardenal, Eliot Weinberger, Sergio Ramírez, Luisa Valenzuela, Rafael Chirbes, Antonio Deltoro y Vicente Molina Foix, por mencionar solo a algunos.
“La conversación, el acto de compartir la palabra, es un hecho de tolerancia y de solidaridad. Y compartir la palabra escrita es muy importante en todas las sociedades; que pueda cambiar al mundo, no sé, pero puede cambiar personas, formas de ver el mundo, perspectivas, puede crear semillas y eso es indudable”, aseguró Cristina Fuentes La Roche.
Entre las primeras actividades del encuentro se dio la inauguración, en la Pinacoteca Diego Rivera, de la muestra De la Tierra al cielo. 50 años de Rayuela, coordinada por Rogelio Cuéllar y María Luisa Passarge, quienes invitaron a artistas plásticos y a escritores a reflexionar en torno a una de las obras emblemáticas no solo de Julio Cortázar, sino de la literatura en general, la cual este año festejó medio siglo de su publicación.
Las actividades se van a desarrollar sobre todo en la Casa del Lago y en el Teatro del Estado; lo más importante es llamar la atención de los jóvenes para establecer el diálogo con los autores invitados, bajo el convencimiento de que el Hay Festival Xalapa, que culminará el próximo domingo, debe consolidarse como un espacio para el intercambio vivo y auténtico.

 

EU, sin orgullo nacionalista por sus autores
En Estados Unidos, en los medios de comunicación casi nunca aparecen entrevistas con escritores, únicamentre si son estrellas. Lo que esto ha propiciado es que no existan intelectuales públicos, lo cual se debe a que ese país es el “único que no tiene orgullo nacionalista por sus creadores”, a decir de Eliot Weinberger.
“Los políticos, con excepción de Obama, no pueden nombrar a un escritor; hay quienes leen a los autores literarios, pero la población en general no los conoce. No existe ese papel del intelectual público; mientras, en otros países los escritores literarios ofrecen una perspectiva que es muy diferente.”
Para él, una de las ventajas que ofrece la mirada del literato sobre la realidad es que puede leer entre líneas: “Cuando uno está acostumbrado a la poesía, por ejemplo, se pueden leer los silencios, y los periódicos se pueden leer así para saber lo que no se dice”.
“La función del escritor es recuperar los sentidos verdaderos de las palabras; en la política estadunidense actual se habla con mucha mentiras, con palabras que han perdido su verdadero sentido, y una función de los escritores es restaurar esos sentidos al lenguaje”, según Weinberger, quien es considerado uno de los intelectuales más críticos y lúcidos de la Unión Americana.
Cortesía de Milenio.com

 

 

 

 

959bcd77f12aa8547670b47187f9d0fa_int470

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0