ES TOÑO (¿con interrogaciones o sin interrogaciones?)

ES TOÑO (¿con interrogaciones o sin interrogaciones?)

Por Carlos Moncada Ochoa

Emiten exhortos a diversas autoridades federales y estatales
Elevan a rango de Secretaría la actividad turística en el Estado
Reforman diputados leyes de Educación, Fomento de la Cultura, Desarrollo Social y 5 de Junio
Escrito por Carlos Moncada Ochoa
Domingo 09 de Marzo de 2014 13:37
 

La mañana de este lunes se abrirán, en lugar céntrico de Hermosillo, oficinas en cuyo frente se leerá ES TOÑO. No sé a qué o a quién se refieren los que organizan, pero como conozco varios toños, les contaré que uno de ellos, Antonio Astiazarán, pasó airosamente la prueba ante el Grupo Unidad y Reflexión el sábado.

El grupo, que coordina el arquitecto Enrique Flores López, se ha constituido, sin que quizás haya sido esa la intención, en  pasarela de precandidatos. Ya estuvo en el desayuno sabatino Ernesto Gándara como expositor invitado, según se reseñó en este espacio, y el sábado anterior tocó el turno a Toño Astiazarán, quien habló de la reforma energética.

Cualquier lector de periódicos o escuchador de noticiarios sabe más del asunto que el autor de esta columna, por lo que me limitaré a los temas que salieron en el periodo de preguntas.

El sueño del diputado, confesó, se llama Universidad del Sol. Lleva en la mente la posibilidad de un centro que aproveche al máximo la posición de Sonora para generar energía a partir de diversas fuentes: la solar, en primer  término, las mareas, como en Puerto Peñasco, la eólica.

Habló de la posibilidad, que en lo personal ensaya, de instalar páneles solares en instalaciones particulares. Si la energía del pánel no es suficiente se puede combinar con la de la Comisión Federal de Electricidad pagando a ésta sólo lo que le corresponde. Hay varias ventajas en la del pánel, pues no se paga tarifa ni IVA.

Toño Astiazarán dijo que conoce el programa de generación de energía que la Universidad de Sonora, en combinación con la UNAM y con el apoyo de la Secretaría del ramo y CONACYT lleva al cabo en los terrenos del Departamento de Agricultura (rumbo a la costa). Algunos automovilistas habrán visto, al pasar, el interesante campo de helióstatos. Este año se aprobó un fondo de mil millones de pesos para impulsar este programa que también se desarrolla en otros estados del país.

Las preguntas para el precandidato no sólo fueron científicas. El líder del STIRT Ricardo Acedo Samaniego se quejó de que México es un país injusto con los trabajadores, quecada vez hay más trabajadores sin empleo, y pidió más enérgico combate contra la corrupción. Pronto se entrará, respondió el diputado, a la creación de la Comisión Nacional contra la Corrupción, prometida en campaña por el presidente Peña Nieto, un órgano autónomo que pueda estar por arriba de las convenencieras (el adjetivo es mío, no del diputado) contralorías municipales y estatales.

El arquitecto Flores López no anduvo con rodeos: “Han inhabilitado a muchos pero a la gente no le importa la inhabilitación, quiere que los metan a la cárcel y sobre todo, que devuelvan lo robado”.

Instructivo e interesante, pues, el encuentro de priistas con Toño Astiazarán (por cierto, se me hace que éste es el Toño que abrirá oficinas).

DIPUTADOS QUE SEPAN LEER: ¡ATENCIÓN…! (2).

En mi columna anterior me referí a la conveniencia de que los diputados locales lean con cuidado el “Compendio de ensayos sobre participación ciudadana”, publicado por el Consejo Estatal Electoral, no con el fin de que pasen el rato, sino para que se empapen en ideas valiosas encaminadas a reformar, con provecho para los sonorenses, la Ley de Participación Ciudadana.

En el ensayo de Hugo Ismael Medina, el mejor de los cuatro, a mi juicio, aunque sólo alcanzó una mención especial, se recuerda que el gobernador solicitó un plebiscito en julio de 2012, sobre el acueducto, los uniformes escolares y otros programas de gobierno. Esperaba un impacto que lograría acarreando panistas y lambiscones a las urnas, con provecho de carambola para los candidatos de Acción Nacional.

Una acción oportuna de los partidos de oposición anuló la trampa. Ahora que los legisladores federales aprobaron normas similares, eliminaron la petición de plebiscitos como el que todavía considera la Ley de Sonora. El gobierno gasta millones y millones y millones de pesos en hacerse publicidad. Es absurdo que por añadidura se le permita la realización de maniobras como ésta.

Me habría gustado comentar otros temas derivados de este libro, pero cada día surgen otros que reclaman el espacio. Me limito, pues, a reiterar la recomendación de que se estudie su contenido.

Carlosomoncada@gmail.com

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0