Esparce “La Bayadera” amor y tragedia en la Alhóndiga de Granaditas

Esparce “La Bayadera” amor y tragedia en la Alhóndiga de Granaditas

La Compañía Nacional de Danza obsequió una de sus más pulcras producciones en el marco del 41 Festival Internacional Cervantino

CIUDADANÍA PRESENTA ALIANZA PARA UN HERMOSILLO EN VERDE
Con Claudia Pavlovich, Sonora recuperó liderazgo en educación: Víctor Guerrero
Piden legisladores fortalecer estrategias contra el Covid-19 para proteger la salud

bayadera-21-10-13_g

 

GUANAJUATO, 21 octubre.- La Compañía Nacional de Danza (CND) trajo a esta ciudad colonial una de sus más pulcras producciones, “La Bayadera”, con la que anoche regó de amor y tragedia la Alhóndiga de Granaditas. Lo anterior, en el marco del 41 Festival Internacional Cervantino (FIC) que tiene lugar aquí.

Con amenaza de lluvia y sin embargo una temperatura agradable, el aforo de ese espacio abierto fue colmado por guanajuatenses y turismo regional, quienes como pocas veces al año, tuvieron oportunidad de ver a la CND con un programa que la ha afianzado como la compañía, realmente, nacional de danza de todo México.
La función tuvo un motivo especial, continuar con los festejos de la CND por su 50 aniversario, medio siglo de ser semillero de grandes bailarines y coreógrafos, maestros y promotores culturales, quienes han llevado el quehacer dancístico de este país a latitudes antes insospechadas. Eso, por su acendrado profesionalismo.

Mientras sillería y gradas se vieron ocupadas en su totalidad, en el escenario, bien iluminado y perfectamente sonorizado, el conjunto de bailarines y bailarinas se dieron vuelo derramando pasión y desventura, a través de esa historia de amor imposible que culmina en tragedia, en mortal final que arranca las lágrimas.

La estética del elenco intérprete, la elasticidad de sus cuerpos, y la casi perfecta sincronización entre movimiento y música, llevaron al espectador a las lejanas tierras de la India, donde las mujeres dedicadas a la danza, por su religión, eran conocidas como “devadasi”, luego fueron “balladeiras”, y finamente “bayaderas”.

De acuerdo con la explicación dada por la CND, desde su infancia, las mujeres eran formadas con una rigurosa disciplina artística para convertirse en bailarinas profesionales, cuyas presentaciones eran en ceremonias sagradas.

Inspirado en los versos del poeta hindú Kalidasa, Marius Petipa ungió esta espléndida coreografía.

En la producción completa y original de la CND, con la música de León Minkus y la coreografía de Caroline Llorca, de acuerdo con la original de Marius Petipa, participan 70 bailarines en escena para contar esta historia de un romance prohibido. Para su presentación en el FIC, hicieron adecuaciones y reducciones.

Hecha en tres actos con dos intermedios, la pieza coreográfica lució majestuosa en el espacio abierto del histórico edificio guanajuatense. Ahí lució la CND porque “La Bayadera” es un ballet importante y como ejemplo basta citar que en el tercer acto, en las sombras, se exige una técnica insuperable al cuerpo de baile.

El primero y segundo actos son muy exóticos, ya que el público tiene oportunidad de ver a personajes con vestuarios situados en la India, en medio de una situación dramática. La escenografía y vestuario son de Alexandre Vassiliev, diseñador del Teatro de Moscú, quien trabaja en Rusia, lo mismo que en Europa y América.

Luego de los tres actos, y una vez consumada la tragedia envuelta en amor, o acaso el amor envuelto en tragedia, el público, especialmente el adolescente, abandonó la Alhóndiga con la sensación de haber revalorado el amor y la forma de expresarlo, de conseguirlo y mantenerlo vivo a pesar de las circunstancias.

 
Cortesía de Excelsior.com.mx

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0