Gobernador irresponsable

Gobernador irresponsable

Por Samuel Valenzuela (Entretelones)

Impulsa Armando Alcalá Ley de Convivencia ciudadana
Aprueban exhorto a autoridades estatal y federal en materia de educación y adicionan Ley de Profesiones
Realizan actividades de limpieza en Yavaros
Samuel Valenzuela
Escrito por Samuel Valenzuela
Domingo 02 de Febrero de 2014 11:29

Mientras la Federación construye una solución negociada, de consenso y civilizada al grave conflicto generado por la ilegal construcción y operación del acueducto El Novillo, el gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, opera de forma abierta una estrategia de sabotaje para detener el irremediable proceso que lo dejará sin los beneficios de esa obra, insigne de la corrupción en su administración.

Además, ya de plano en el desespero y agobiado por la repulsa popular de una ciudadanía hastiada de su corrupción e incompetencia para gobernar, abrió el baúl de los recuerdos para casi cinco años después, emprender un alegato exclusivamente mediático con el que pretende contrastar la corrupción cierta de su gobierno, con una denuncia de actos presuntamente irregulares durante la administración de Eduardo Bours Castelo que no resiste el mínimo análisis.

Repartir el lodo en donde chapotea para diluir, con un “también aquellos lo son”, la generalizada percepción popular respecto a que es un vulgar ratero rodeado de otros iguales que él, viene a ser lo de menos para los efectos de la gente común y corriente y más bien la bronca es lo que sería capaz de hacer para defenderse y sobrevivir a lo que se le viene encima, como puede ser la cárcel y la incautación de bienes mal habidos por él y su familia.

Y desde la perspectiva de que la mejor defensa es el ataque, nuestro mandatario estatal tomó una ruta en la que a la vez de calumniar a adversarios políticos y cobrar venganzas por agravios reales o imaginarios del pasado, profundiza y radicaliza su promoción de divisiones entre sectores, regiones y organizaciones de la sociedad sonorense, mediante una política de estado en blanco y negro.

Francamente irresponsable, el nativo de Cananea ha lanzado riesgoso reto al Gobierno Federal en las diversas asignaturas, tanto de orden administrativo como político, porque además de no respetar etiquetas y gastarse en asuntos particulares partidas presupuestales para salud, educación, infraestructura comunitaria y seguridad pública, financia carísima campaña de denuestos  en contra de las reformas estructurales promovidas por el presidente Enrique Peña Nieto.

Pero el más peligroso reto de Padrés es el sabotaje al proceso de negociación con la Tribu Yaqui, con ciudadanos y con los productores agropecuarios del sector social y privado del Valle del Yaqui, contra quienes promueve estrategias de linchamiento y de división en abierta contracorriente del andamiaje que desde hace meses se construye, no sin grandes dificultades, en la Secretaría de Gobernación, con el fin de pacificar a la emblemática etnia sonorense y al sector social y productivo que representa el bien llamado granero de México.

Como entender el que mientras desde la SEGOB, Conagua y la Semarnat procesan acuerdos para meter al acueducto por la ruta del consenso y si se puede por la ruta de la legalidad, el gobernador de Sonora opere estrategias mediáticas muy costosas con el propósito de recrear triunfalismos de una derrota como lo es el que ya no tenga el control de la llave del Novillo, para solamente generar reacciones que radicalizaron los términos del bloqueo en Vícam.

De la misma forma, mientras en la SEGOB se procura retomar el camino y reacercar a los liderazgos novilleros al ánimo del diálogo que implica desactivar interpretaciones equivocadas y aplicaciones fallidas del acuerdo del 14 de enero, a los cerebritos del padrecismo se les ocurre celebrar una encerrona con el grupúsculo esquirol que a lo largo de estos años  ha sido el instrumento represor de su gobierno en contra de quienes defienden la cuenca del Río Yaqui.

Pues sí, mientras en el deefe autoridades consagradas de la etnia, productores del Valle del Yaqui y funcionarios de Conagua y la SEGOB reconstruían el espíritu del acuerdo del 14 de enero, en Ciudad Obregón el gobernador encabezaba una reunión con quienes además de carecer de cualquier representatividad, están en una miserable nómina del gobierno y son calificados como traidores por las guardias tradicionales de sus pueblos.

Ahí se revivió el chorizo recurrente de las grandes inversiones que hará el gobierno estatal para elevar la calidad de vida de la tribu, anuncio que sólo sirve para dar contenido a gacetillas informativas pagadas a medios de comunicación, ya que los recursos nunca llegan a su destino, porque antes se lo robaban en el camino y ahora por la quiebra financiera del gobierno no los tienen.

Miren, para acabar pronto, el gobierno federal atiende al conflicto por el agua y el consecuente bloqueo en Vicam, negociando con las autoridades tradicionales consagradas y como resultado de la reunión del viernes, este martes estarán en la ramada de Vicam el subsecretario de Gobernación Luis Enrique Miranda y el director de Conagua David Korenfeld, platicando con los 10 gobernadores, incluido el “neutral” de Torim y saben qué, ahí no estará Padrés, pero no porque no vaya a ser invitado, sino porque es un cobarde y porque su posición provocadora lo hace parte del problema que urge solucionar.

Fuentes del Distrito Federal atentas al acontecer sonorense y que dan seguimiento a lo que acá ocurre, nos comentan de la preocupación porque Padrés está estirando mucho la liga y no solo en el caso del acueducto, sino también en el ocultamiento de recursos federales, cuestiones como el combate al crimen organizado y su campaña abierta en contra de las reformas estructurales, con la advertencia de que si rompe esa liga, el chicotazo le dará en pleno rostro.

Resulta imposible para los corifeos del oficialismo panista desmentir todo eso que se denuncia y que se resume en la corrupción y en la incompetencia del gobierno de Padrés: ¿de corrupción? Donde fueron a dar los  seis mil millones de ese hueco financiero detectado por el ISAF en el ejercicio del 2012, más los perdidos el año pasado; qué pasó con los más de dos mil millones de pesos del fondo de pensiones del Isssteson o los 600 millones de pesos de Femot; cómo es que personas que hace seis años andaban con una mano adelante y otra atrás o simplemente apenas se sostenían en la modesta medianía de un trabajo honesto, ahora viven en mansiones, cambiaron hasta de esposa y se dan lujos impensables.

¿Y quieren hablar de la incompetencia? Pues como desmentir el desorden que ocurre en estos días cuando empleados de descentralizadas, del Cobach, Conalep, de la Normal del Estado y demás, sufren las de Caín porque simplemente no reciben su pago desde hace dos quincenas y que decir de los cheques engordados que les llegaron a funcionarios de alto nivel del Isssteson “por equivocación” o el que indicadores nacionales nos tengan en los últimos lugares en transparencia, en competitividad y que a nivel nacional ya se generalizó el conocimiento que Sonora es un estado gobernado por corruptos.

Y como el PAN está en el poder, pues cualquier espacio es bueno para que desde ese partido político se aproveche para hacer proselitismo electoral, con la novedad de que poco a poco la gente se está dando cuenta y ya no se está dejando, como es el caso del rechazo generalizado al basurero que deja en las vialidades de Hermosillo el indiciado titular de la Comisión Estatal del Agua, Enrique Martínez Preciado, cuyos repelentes pendones financiados supuestamente por una fantasmal asociación de ferreteros ya comenzaron a ser retirados gracias a la presión social y que en el Consejo Estatal Electoral ya se pusieron las pilas.

También está ese otro caso en el que el diputado federal Damián Zepeda tuvo que cancelar un mítin en una escuela de la comunidad de Pesqueira en donde con el pretexto de regalar un par de aires acondicionados, pretendió montar todo un espectáculo circense y ante el rechazo de la comunidad de maestros y padres de familia tuvo que ir con su monserga a otro lado.

También el caso de la escuela Juan Escutia en Villa de Seris, donde maestros hartos de los mítines balines del corrupto alcalde Alejandro López Caballero, aplicaron presión para mandar a retiro al complaciente y empanizado director Oscar Cisneros, quien ya tenía 31 años haciendo lo que le daba la gana en esa institución.

Bien dicen por ahí que ya es tiempo de que directivos, maestros y maestras, madres y padres de familia no permitan que vivales como esos vayan hacer proselitismo político en nuestras escuelas y eliminar esa nefasta cultura de lucrar electoralmente con las necesidades de la gente.

Por lo demás, sabe si sea por la densa burbuja negra en que anda Padrés y su pandilla, pero en estos días como que se observan tímidas señales sobre intenciones de cambio en las líneas de comunicación, ya que como se sabe, en Radio Sonora fue relevado nuestro amigo y profesional de la comunicación, Felipe Velázquez de la dirección de noticias y en su lugar llegó otro profesional en esa materia y desde hace mucho tiempo involucrado en el manejo informativo de personajes del PAN, Carlos Díaz Ayoub.

También en Telemax se maneja la especie del cambio del director, Roberto Véjar y de entre quienes entran al quite se cita a Gustavo de Unanue Aguirre, sin duda sangre fresca y no contaminada por el atascadero de la administración padrecista, sin que sepamos, de concretarse el asunto, si el Tavito podrá lidiar con los trogloditas y talibanes que dictan las reglas en el área de comunicación del régimen y que han convertido a esa empresa en una oficina  más del CDE del PAN.

Y a tambor batiente arrancó el Senador Ernesto Gándara Camoú el segundo periodo ordinario del segundo año del ejercicio legal del Congreso de la Unión, ya que luego de su instalación se manifestó listo para seguir impulsando las reformas que requiere la transformación de México, en apoyo al esfuerzo modernizador de las estructuras que despliega el presidente Enrique Peña Nieto.

Y mucha chamba hay por delante en los siguientes meses ya que a las grandes reformas ya concretadas, les faltan las leyes secundarias, tramo fundamental que permitirá dimensionar en el terreno de los hechos, el impacto del nuevo marco jurídico en materia energética, educativa y financiera, entre otras.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0