IMSS: Antesala de la muerte

IMSS: Antesala de la muerte

Por Horacio Molina M. (Prospectiva7)

Resuelve Congreso del Estado emitir exhortos a autoridades de los tres niveles de gobierno
Dictaminan adición a la Ley de Desarrollo Rural Sustentable
Dictaminan propuestas de planos y tablas de valores unitarios de suelo y de construcción de los municipios

pic

Por  Horacio Molina M

Interminables las historias de dolor, horror, impotencia, decepción, discriminación, negligencia y muerte; son las que
pueden contarse como la ‘Historia Sin Fin’, en el ‘glorioso’ Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), institución de
salud pública emblemática en este país del desorden.

Día a día familias enteras se llenan de impotencia ante la indolencia, indiferencia y ‘despotismo’ con el que proceden desde
el personal de intendencia hasta el funcionario más encumbrado -que se les paga que en dinero de derechohabientes y patrones-
del Seguro Social.

Pacientes con diagnósticos equivocados o ‘correctos’, deben esperar a que se les hinche el estetoscopio a los médicos
familiares para que puedan acceder a una cita con el ‘especialista’ el cual, a su vez, en un círculo vicioso regresa al
paciente con el médico familiar al ‘no encontrar’ elementos clínicos que le indiquen la necesidad de una consulta
especializada.

En ese va y ven, muchos seres humanos mueren y no propiamente físicamente -que también son muchos y que son mercancía del
negocio de la muerte-, ‘mueren en vida’, si; en vida, porque ante esa estúpida y soberbia actitud esos pacientes viven el
duelo de la pérdida de la esperanza, de la salud, del bienestar, vaya, de ser escuchados.

Un mar revuelto de corrupción con pacientes, muertos, medicamentos, plazas laborales, diagnósticos ‘maquillados’ -para fines
de obtener dinero fácil vía incapacidades parciales o permanentes-, redes de prostitución, entre otras asquerosidades, es el
que provoca ‘olas fétidas’ en todo México con la complacencia y complicidad de las “autoridades” de todos los órdenes.

La hora del café, de la ‘chorcha’ -diversión-, del sexo exprés, de la ‘fayuca’, del celular, de los mensajes de texto, de los
‘mitotes’, de las intrigas, de la “lucha sindical”; se sobreponen a las salas de espera en todas las clínicas del IMSS, donde
sus derechohabientes sucumben de manera despiadada en espera de que ‘alguien’ se ‘digne’ en “atenderlos”.

Una vez agotado el anterior ‘catálogo de pretextos para no trabajar’, empieza el verdadero ‘viacrucis de la arrogancia e
indiferencia’, con la consabida ‘predicción’ de la receta obligada que se ha convertido en la ‘especialidad de la casa’ del
deteriorado -es poco- Seguro Social.

Como si fueran brebajes mágicos medicamentos como el melox, naproxeno y paracetamol, entre otros pocos, son los prescritos de
a blanquillo -de a huevo pues- por los médicos, qué en no pocos casos, ofrecen sus “servicios” particulares “garantizados” y
hasta en un ‘dejo de generosidad’ prometen “apoyar” al paciente con los medicamentos, como un acto de “altruismo puro”,
mientras se atascan los bolsillos de dinero gracias al uso de la “salud” como moneda de cambio en su forma de vida.
Podrás decir que hay excepciones y yo asumir que tienes razón, pero esa excepción no es más que el PRINCIPIO QUE CONFIRMA LA
REGLA: en el IMSS hay un desmadre y no hay quien haga absolutamente nada, los afiliados al Seguro Social -o cualquier sistema
de salud publica- somos rehenes de esta banda del ‘Crimen Organizado’ -este si es legal-,sin posibilidad alguna de ser
rescatados por algún moderno y templado héroe nacional.
La salud, suele ser prioritaria incluso comparada con la vida misma, pues de qué sirve la esta si un ser humano carece de
salud física y/o mental -salud mental será tema aparte-, que impiden desarrollan cualquier posibilidad de satisfacción y
crecimiento de las personas.
Todos sabemos cómo se nos maltrata en el IMSS, quienes lo hacen y cada vez son menos voces las que se alzan, menos actos de
justicia los que se realizan y lo más triste, menos pacientes los que se alivian o recuperan su salud que termina de perderse
ante este atropello cínico del que somos objeto.
Religión, género, condición social, académica, intelectual y por supuesto económica entre otras tantas determinan el trato a
los derechohabientes del IMSS y del sector salud en general.
Niños abusados sexualmente por personal de dicha institución, mujeres vejadas, personas de la tercera edad agraviadas y un
sin fin de actos reprobables se ‘sofocan’ en la burocracia tercermundista que es una pandemia en todos los sectores públicos
de México.

Los propios comunicadores y los medios guardamos un cómplice silencio porque así lo dicta la norma de la conveniencia y el
‘aparentar’.
Las posiciones más sensibles y determinantes no sólo del Seguro, sino de todas las instituciones de la salud pública, son un
suculento botín político que obliga a ‘relamerse los bigotes’ a toda esa vertiente del ‘Crimen Organizado’, en donde los
principios y valores de lucha de los partidos políticos son sólo un trozo más de ese enorme rollo de papel de baño que
mantiene sin infecciones mayores la cola de todos aquellos que se sientan aludidos por estas líneas.

La muerte se pasea por el Seguro Social en todo el país, goza de impunidad como todo aquello que tiene ínfulas de poder en
México, es dicha institución proveedora infalible de tal adagio, lo más triste son los millones de muertos en vida que se
topan contigo y conmigo día a día y que no hay quien pueda ‘regresarlos a la vida’ porque esta ha sido fallida al toparse con
instituciones como el IMSS, integrada por un enorme tejido deshumanizado y ‘descompuesto’ de seres frívolos y crueles que se
disfrazan de médicos, enfermeras, directivos, secretarias, y demás, olvidando que la antesala de la que son anfitriones es
casi, su seguro destino, se, y me consta.
EN MEMORIA DE TODOS AQUELLOS QUE JUSTO CUANDO LEES ESTO, PERDIERON LA FE, LA ESPERANZA, LA CONFIANZA, LA SALUD O LA VIDA POR
COMETER EL PECADO DE SER DERECHOHABIENTE DEL INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL (IMSS).
Salud y Paz!!!

Twitter: @prospectiva7
Correo: decaraalagente@hotmail.com

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0