La derrota de los ‘duritos’ (Porque todos los agarran de botana)

La derrota de los ‘duritos’ (Porque todos los agarran de botana)

Por Arturo Soto Munguía (ElZancudo.com.mx)

Emiten exhortos a diversas autoridades federales y estatales
Propone Montes Piña reforma Constitucional en materia educativa
Solicitarán reasignación de recursos a compra de vacunas para personal docente

147860676

El viernes por la tarde, un par de horas antes comenzar la reunión de las comisiones unidas de Hacienda en el Congreso de Sonora, la principal preocupación entre diputados de todos los partidos era que prosperara la intención surgida en el ‘ala dura’ del padrecismo, para reventar de nueva cuentas las negociaciones sobre el paquete presupuestal 2014.

 

No sería la primera vez que ocurriera. En diciembre de 2011, esos ‘duros’ (de entendederas) optaron, ante la incapacidad para arribar a acuerdos (en su profesión de fe, ‘arribar a acuerdos’ significa que la contraparte se someta incondicionalmente sus propuestas) por la reconducción presupuestal, que a la postre terminó siendo un balazo en el pie del propio gobierno.

 

La reconducción presupuestal es, para decirlo en breve, una salida emergente a crisis de consenso legislativo, que implica operar con el presupuesto del año anterior y que por tanto obliga al Ejecutivo a administrar el gobierno sólo con gasto corriente, sin presupuesto para nueva inversión en obra pública y con fuertes disminuciones en el presupuesto federal.

 

Bajo esas condiciones, se entiende que el más apurado para aprobar el nuevo presupuesto sea el propio Poder Ejecutivo, de ahí que la tal reconducción tendría que durar unas cuantas semanas, un par de meses a más tardar. Pero en este Sonora donde lo que no es histórico es inédito, el presupuesto 2012 se aprobó hasta agosto de ese mismo año, sumiendo a la administración pública estatal y desde luego, a las municipales, en la peor crisis que se recuerde.

 

Por primera vez, en las oficinas de gobierno se carecía de lo más indispensable: no había ni papel de baño, se sufría por hojas blancas y tinta para fotocopiado; los vehículos oficiales, incluidas patrullas de policía permanecían estacionadas por falta de gasolina y ni qué decir de refacciones.

 

A eso hay que agregarle que 2012 fue un año electoral y desde el gobierno del estado se destinaron cifras incuantificables para apoyar a los candidatos del PAN-Gobierno, que ni siquiera con esos derroches pudieron alcanzar una consistente mayoría legislativa y sufrieron dolorosas derrotas en municipios importantes, señaladamente en el sur del estado.

 

Pero no aprendieron la lección. Los ‘duros’ del padrecismo se han ganado ese mote no tanto por sus posiciones irreductibles en la negociación política, sino por lo duro de sus cabezas. No entienden nada que no sea el dogma surgido las frases hechas, los lugares comunes y los clichés del tipo “vamos bien, vamos muy bien”.

 

Hoy, en vez de ‘duros’, se les conoce como ‘duritos’, porque todos los agarran de botana.

 

Para el presupuesto 2013, los ‘duritos’ se empeñaron en revivir el impuesto sobre tenencia vehicular, que la anterior legislatura había dejado en tasa cero. El costo político fue terrible. Las movilizaciones ciudadanas de protesta contra ese impuesto no solamente provocaron una huelga de pagos de facto, sino que sirvieron de marco para un fuego graneado sobre la imagen del gobernador Guillermo Padrés, que debe considerar el 2013 como el peor de su sexenio.

 

La imagen del mandatario se fue a los suelos y es hora de que no encuentran la manera de reposicionarlo aunque sea un poquito.

 

Para el presupuesto 2014, esos ‘duritos’ (hay que llamarlos así, porque a estas alturas ya todos los agarran de botana) habían diseñado una ruta genial para reventar el debate, apelar de nueva cuenta a la reconducción presupuestal y acusar al PRI de las consecuencias de tener que operar con el presupuesto 2013.

 

Claro, eso implicaría revivir el impuesto sobre tenencia vehicular, motejado como COMUN, algo que a todas luces resultaría impopular, justo en un año como el que está por comenzar, cuando habrán de decidirse las candidaturas a todos los cargos de elección popular.

 

¿Cómo revertirían esto? Muy sencillo. Los ‘duritos’ -que en todo piensan jejejeje-, diseñaron una ruta crítica según la cual, el gobernador además de endosarle la culpa a la oposición priista por la reconducción presupuestal, decretaría en un acto de magnanimidad suprema y compromiso con su pueblo (jijijiji), la eliminación de tal impuesto, con lo cual se echaría a todo Sonora en la bolsa.

 

El plan era perfecto, según las brillantes mentes que asesoran al gobernador. La idea era aprobar en lo general el dictamen sobre el presupuesto 2014 en las Comisiones Unidas de Hacienda, donde el PAN no tiene mayoría, reservándose los diputados panistas algunos artículos -los relativos al reemplacamiento y otros-, para llevarlos al Pleno, donde sí son mayoría con los diputados del PANAL y la ‘perredista’ Alcira Chang (que por cierto votó a favor de la reforma energética) y allí pasar por encima de la oposición.

 

Pero algo pasó en el camino. Quizá los propios diputados del PAN, casi todos con aspiraciones políticas para contender por un nuevo cargo de elección popular, y todos bajo la marca blanquiazul bastante deteriorada en su imagen, le midieron el agua a los camotes y concluyeron que la apuesta era bastante riesgosa.

 

Por eso decidieron la ruta de una aprobación fast-track de un presupuesto 2014 en el que no aparece el cobro por reemplacamiento, que sería el último clavo en el ataúd de sus aspiraciones políticas, y ceder a varias propuestas de la oposición, señaladamente las que tienen que ver con la reestructuración de la deuda pública y el establecimiento de ciertos condicionamientos para transparentar el gasto público.

 

Hoy, los diputados del PAN que hace unos días defendían a capa y espada el cobro por reemplacamiento, festejan la eliminación de este cobro y aducen que gracias a ellos las placas de los automóviles serán gratis el año que entra.

 

Esa es otra gran mentira. El primero que presentó una iniciativa en ese sentido, fue el priista Alejandro García Rosas, el 19 de septiembre pasado; después el perredista Carlos Navarro López presentaría una similar, que terminaron consensuando en una sola.

 

Lo demás son sólo fuegos de artificio.

 

Lo relevante en este episodio, en todo caso, sería lo que parece un replanteamiento en la relación de los diputados del PAN, que no están dispuestos ya a asumir incondicionalmente los lineamientos que vienen desde Palacio de Gobierno, particularmente desde ese cada vez más desacreditado grupo de los ‘duritos’, empeñados en salvar su pellejo a costillas, incluso de legisladores que también tienen sus aspiraciones y que piensan que, de acatar a ciegas todas las órdenes que brotan desde allá, esas aspiraciones se van a ir por el caño.

 

Hoy han salvado un escollo. El año que ya está por comenzar viene lleno de sorpresas y esperemos, no de sorprendidos.

 

Los procesos de selección de candidatos van a desatar la madre de todas las pasiones, y por allí andaremos para documentar el relato de esos días.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0