La suma de corruptos

La suma de corruptos

Por Samuel Valenzuela (Entretelones)

Reforman Ley de Educación en materia de vinculación y de prevención del delito
Solicitarán reasignación de recursos a compra de vacunas para personal docente
Ofrecerá el “Borrego” Gándara licencias de conducir gratis a repartidores de comida en aplicaciones móviles
Escrito por Samuel Valenzuela
Lunes 04 de Noviembre de 2013 16:11
 

La principal característica de la actual administración estatal en Sonora es la corrupción y en el escalafón de corruptos, el gobernador Guillermo Padrés comparte nicho especial con el alcalde de Hermosillo, Alejandro López Caballero.

Mano derecha de Padrés en materia financiera hasta irse de candidato del PAN a la alcaldía de Hermosillo, López Caballero personifica al político corrupto que se sirve de sus responsabilidades públicas para el enriquecimiento propio y para apuntalar proyectos que le permitan seguir medrando del erario.

Queda para la historia la impunidad que goza a pesar de sus trapacerías apenas arrancando su gestión como titular de hacienda del Estado, con las cuales en poco más de un mes, se embolsó al menos 80 millones de pesos por facturas cobradas por supuestos servicios prestados por empresas fantasmas, cuyo domicilio fiscal era el mismo que su despacho contable y de su fundación.

Luego vinieron los sobregiros por miles de millones de pesos del ejercicio presupuestal 2010 y 2011, sin que se conozca todavía con certidumbre del destino de esos dineros, destacando la torpe negociación para reestructurar la deuda de Sonora, trámite que le permitió embolsarse al menos 250 millones de pesos de comisión.

Para acabar pronto, la actual ruina financiera del gobierno de Padrés se deriva de la torpe gestión y corruptelas del actual alcalde capitalino durante su paso por Hacienda y como perro que como huevo aunque le quemen el hocico y además ni que fuera catarro, el munícipe no abandona esa línea de conducta y continúa su depredación, tal como lo muestra la denuncia deOscar Serrato en su renuncia como integrante del Consejo Consultivo de Agua de Hermosillo.

Pero vamos por partes o de forma más calmada, porque por lo menos una sonrisa debe haber esbozado Javier Gándara Magaña, ya que después de apechugar “fugas” de información que “sin querer queriendo” dejaba escapar el actual Ayuntamiento de Hermosillo en manos de enemigos de su probable candidatura, ahora los reflectores por corrupción se enfocan hacia López Caballero.

Es claro para muchos que esas “fugas” de información sobre la supuesta compra e instalación incierta de 100 mil medidores a cargo de Gándara Magaña, que originó incluso una queja en la Auditoría Superior de la Federación y la investigación en curso, se hizo con tanto detalle que solo con la aprobación de López Caballero pudieron regidores priistas contar con tantos documentos incriminatorios y que todavía constituyen serio riesgo para la imagen y el proyecto político del empresario capitalino.

Pues como lo comentábamos líneas arriba, será el karma pero este lunes a López Caballero le explotó en las manos un señalamiento público que hizo el empresario Oscar Serrato y que lo deja muy mal parado, porque no son regidores priístas los que lo dicen, y es más ni siquiera es del PRI este señor ahora ex consejero de Aguah.

Resulta que el mencionado renunció a su cargo como miembro del “Consejo Ciudadano” de Agua de Hermosillo porque en la actual administración municipal, entre otras linduras que huelen a corrupción, se compraron 60 mil medidores a una empresa local pero con un sobre precio exagerado, más del doble de lo que cuestan en el mercado.

Son varias decenas de millones de pesos las que resultaron de ganancia en esa operación, según las cuentas que se presentan y que se resumen en que el costo unitario en el mercado es de 560 pesos y fueron comprados en mil 280 pesos, de acuerdo a la autorización de adquisición de la directora de administración de Agua, Carolina Lara, quien además, dicho sea de pasadita, sin ningún problema ostenta y ejerce un alto cargo en el comité directivo Estatal del PAN.

De acuerdo a la denuncia y renuncia de Serrato, ni por ser consejero ciudadano, ni por el respeto que le merecen, le quisieron decir cuál fue la empresa beneficiada con la compra e instalación de estos medidores que por cierto todos pagamos y que para no variar, nadie sabe dónde están.

También en su señalamiento público, indica que su renuncia se debe a que la mayor parte de la construcción de obra, se hace sin mediar una licitación como marca la ley y todo se hace por asignación directa. No debe ser difícil ubicar a los propietarios de esas empresas constructoras beneficiadas.

Así que todo lo que deseó López Caballero a Javier Gándara se le regresa, en el mismo tema, y viniendo desde adentro de su propio consejo, y lo que es más con pelos y señales, datos y números, y ni modo que diga que es una cuestión política.

Por cierto, seguramente el que exclamó un ¡safo! bastante fuerte allá en la Ciudad de México fue Manlio Fabio Beltrones, cuando le pusieron en su escritorio una tarjeta de lo que ha mandado publicar el multimentado alcalde de Hermosillo en columnas maiceadas, donde dice que tiene una excelente relación, de pellizco y nalgada, con el poderoso coordinador de los diputados federales priistas del país.

Y pues nadie en su sano juicio va a creer que al exgobernador de Sonora, que vive uno de sus mejores momentos en la política local y nacional, le va a gustar que lo liguen de esa manera con una persona tan corrupta y nefasta, que en su poco tiempo de incursionar en la política ha dejado pestilente estela de corrupción plenamente documentada y del conocimiento de los hermosillenses.

Se entiende que López Caballero quiera asustar con el petate del muerto de que tiene amigos de alto nivel que lo puedan salvar de acusaciones, de lo que está urgido por cierto, pero de ahí a que Manlio Fabio Beltrones lo pueda cobijar hay mucho trecho, porque si ni dentro del PAN le reconocen una pizca de honestidad, pues mucho menos en el PRI.

En fin, ya veremos en qué queda la denuncia de Serrato y cuál será la reacción del titular de Aguah, David Contreras, ante tamaña levantada de faldillas y sobre todo cuál será la posición de los otros integrantes del Consejo Consultivo que preside Roberto Sitten y que conjunta a personajes de la talla de Martín Gándara, Delfín Ruibal, Samuel Fraijo, Mirna Rea, entre otros, quienes en su mayoría seguramente ni enterados están de nada de nada, porque simplemente son parte de la estrategia del Gobierno de Padrés de vulgarizar la exigencia de ciudadanizar las decisiones de gobierno.

Mientras tanto, por lo visto de nada sirvieron las buenas intenciones, la voluntad política y los consensos entre los grupos parlamentarios de la LX Legislatura de Sonora para aprobar la ley que regula la operación de casinos, porque a 90 días del trámite los cabildos de los ayuntamientos no han emitido el reglamento correspondiente.

No por nada que esas cuevas del vicio y de la ruina para tantos y tantos, sigan como Don Sebas operando desde temprano por la mañana y cerrando más allá de las tres del siguiente día, ofreciendo a su clientela bebidas alcohólicas, cuando como se sabe, con la nueva norma el horario de operación se reduce de las tres de la tarde a las dos de la mañana y no se permite el consumo de alcohol.

Pues el promotor de esa ley, el diputado Samuel Moreno lanzó seria advertencia a los alcaldes de la entidad por su omisión de no dar trámite a la reglamentación que permitiría la aplicabilidad de esas restricciones, con la aclaración de que el único que ya formuló tal reglamento es el de Hermosillo, sólo que por alguna razón no se ha publicado y por ende no tiene vigencia.

Ya veremos en qué queda la llamada de atención del coordinador de la bancada del PRI, porque como se sabe, los empresarios de los giros negros como son los casinos detentan mucho poder y no dude usted que el reto de seguir operando como les da la gana se debe a que ya cuentan con un amparo, que para tumbarlo se requerirá de mucho más que voluntad política.

Y el que reaccionó tal como mandan los cánones ante el libelo panfletario mandado publicar por el oficialismo panista de Sonora, es el senador Ernesto Gándara, quien ante la diatriba por su posición frente a la llamada reforma fiscal, calificó ese golpeteo como estrategia electorera, baja, mezquina y frívola, considerando que tales membretes son inventos del  Gobierno del Estado y desde luego el Partido Acción Nacional.

“Andan inventando membretes para andar haciendo este tipo de campañas; ya nos la sabemos, la gente sabe, la gente no es tonta; creen que la gente es tonta, la gente es inteligente. Y en ese sentido, estas y otras campañas, porque no será la primera, las podemos soportar, las podemos dejar pasar, y seguir cumpliendo con nuestra responsabilidad, cosa que no hacen los que están manejando este tipo de campañas negras”, apunto “El Borrego”.

Resulta obvio que los del PAN-Gobierno de Padrés procuran el desprestigio del exalcalde de Hermosillo   y de “La Güerita” y tal como también mandan los cánones, ellos ya iniciaron un programa de entrevistas y diálogos con los principales actores de la sociedad sonorense, para explicar los alcances y efectos de las nuevas disposiciones fiscales o sea que la catilinaria pitufa, esa misma que se manifestó en sentido totalmente contrario cuando el COMUN, tiene los días contados.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0