Largas uñas y con las patas

Largas uñas y con las patas

Por Samuel Valenzuela (Entre telones)

Impulsa Nitzia Gradías crear Instituto Sonorense del Emprendimiento
Piden legisladores fortalecer estrategias contra el Covid-19 para proteger la salud
Presentan posicionamientos por Día Internacional del Socorrista y muerte de líder social

 

 

 

 

La corrupción y la incompetencia son sinónimos que dan sentido del título de estos Entretelones y que resumen la percepción ciudadana respecto al ejercicio y toma de decisiones del gobernador de Sonora, Guillermo Padrés.

De acuerdo a los fallos judiciales en contra de los nuevos impuestos y la ruta jurídica que lleva el Acueducto El Novillo, todo indica que en esos temas los inquilinos del Palacio de Gobierno han hecho las cosas con la patas, así como también en el tratamiento al conflicto en el Transporte urbano y en el manejo de las finanzas del Estado.

Como ingrediente adicional a esa incompetencia, está la corrupción que subyace en cada uno de esos asuntos y que perciben amplios sectores sociales, sin que se advierta la menor posibilidad de que el ánimo de la gente pueda revertirse así le sigan metiendo carretadas de dinero a estrategias mediáticas para lavar imágenes tan percudidas.

Por lo pronto, aseguran que el mal paso en el asunto del COMUN y la determinación de inconstitucionalidad por parte de los juzgados, ya cobró como víctima a Ernesto Muñoz Quintal, a quien se le adjudica la operación de las omisiones en el proceso legislativo del paquete fiscal de este año, sin que en el conflicto posterior con el ejecutivo, gravitara de forma efectiva para el Nuevo Sonora, su relación de amistad con el diputado coordinador de la bancada del PRI, Samuel Moreno.

Muñoz Quintal era el subsecretario de enlace Legislativo de la Secretaría de Gobierno y a él le tocó el cabildeo de mediados de noviembre pasado, que en principio festinó el padrecismo en todo lo alto la aprobación vía fast track el paquete fiscal 2013 y que al paso de los meses se convirtió en migraña permanente para el gobernador.

Aseguran fuentes por lo regular bien enteradas, que ese muchacho vino a pagar los platos rotos, ya que con motivo de esa pugna y enredados en confusos pactos por debajo de la mesa, a fin de cuentas si bien Padrés ganó las votaciones en el pleno legislativo, sus cabildeos con la oposición no sirvieron para maldita la cosa y menos sirvieron para calmar el activismo de los Malnacidos, que a fin de cuentas todo ese conjunto de circunstancias culminaron con el anuncio de eliminar el COMUN el 2014.

Sabe cómo la vaya a su relevo el exdiputado David Galván, quien de ser considerado por los corifeos del PAN como un excelente director de Alcoholes, sabe por qué lo mandan a lo que muchos consideran una misión imposible, esto es distender  las relaciones entre el gobierno de Padrés y los diputados de oposición que encabezan el ya citado Samuel Moreno, Vernon Pérez Rubio y Carlos Navarro López.

La verdad es que no creemos que el nuevo subsecretario pueda reconducir por la vía de la negociación política una relación caracterizada por inconsistencias de un gobernador mentiroso y falto de palabra y que para colmo desprecia a la legalidad y peor aún, cuando su jefe directo es el Secretario de Gobierno, Roberto Romero, cuya sensibilidad es similar al del personaje ese de las caricaturas conocido como el Demonio de Tasmania.

Y si la debacle en el caso del COMUN derivó en el despido de Muñoz Quintal, como dice el dicho ese de las barbas en remojo, pues eso debería hacer el Secretario del Jurídico, Carlos Espinoza, en quien recae la responsabilidad de atender en los tribunales los desbarres políticos y administrativos de su jefes jerárquicos y que como se sabe, también en el caso del acueducto están en un callejón sin salida.

Lo malo es que si Padrés aplicara la regla de remover a funcionarios que no cumplieron las tareas encomendadas tal como él las quería, tendría que deshacerse del 90 por ciento de su gabinete, porque si algo los caracteriza luego de la corrupción, es la incompetencia para el desempeño de sus cargos.

Por cierto, excelente el contenido del desplegado que firman los verdes y los tricolores que despachan como diputados en el Congreso del Estado y quienes interpretan a la perfección  los efectos inmediatos de los amparos otorgados en contra del COMUN y del anuncio del gobernador de eliminar dicho impuesto para el año próximo.

Primero que nada se reconoce al factor ciudadano como el más importante en la decisión de Padrés y segundo la importancia de la exitosa estrategia jurídica, para amalgamar lo que sin duda es una victoria histórica de la sociedad en contra de la voracidad recaudatoria de gobierno panista.

Y el mensaje es sumamente claro porque las mismas razones que hubo para anunciar la eliminación de ese impuesto en el 2014, aplican también para derogarlo en este 2013, a la luz de que ya los juzgados han resuelto que su cobranza es inconstitucional y por ende ilegal. “Las autoridades judiciales fueron muy claras al declarar ilegal el impuesto, por tanto, nadie está obligado al pago de lo indebido”.

“Las discusiones y argumentos ya los dimos en el pleno y en los tribunales; los ciudadanos y los movimientos sociales lo hicieron en las ciudades de sonora; falta únicamente que se cumpla cancelando definitivamente el impuesto en este año. Se debe hacer, hay fundamento legal y es lo que piden los ciudadanos”, se establece en el documento firmado por 14 diputados.

En fin, tenemos que reconocer a la sabiduría popular, de quienes en el anonimato de la masa, se comunican entre sí que Padrés toma decisiones con las patas y mediante la transmisión oral dan pelos y señales del porque el gobernador y sus colaboradores deben cortarse las uñas cuanto antes.

Mientras tanto, desde Puerto Peñasco nos reportan que luego de varios años de hacer activismo en favor del PAN y servir de tapete a los intereses de Padrés en esa región, Ramón Martínez ya milita de nuevo en el PRI, ante la repugnancia de sectores de ese partido a quienes tanto daño hizo ese sujeto.

Ocurre que desde hace semanas, el exalcalde rocaportense andaba mostrenco ya que al parecer dejó de serle útil al PAN, no quedándole de otra que meterse debajo de las faldillas del dirigente del PRI en ese municipio, Heriberto Rentería para que le hiciera una valona y quedaran atrás sus traiciones.

Lo malo del asunto es que para ese regreso al PRI, Ramoncito trae como bandera una supuesta amistad con el Senador Ernesto Gándara, principalmente con el operador del Borrego, Guillermo Silva, a quien utiliza como petate de muerto para decir a los priistas de Peñasco que sus traiciones, corruptelas y devaneos con el PAN ya han sido perdonados.

Y a pesar del hermetismo que guardan los actores de la película denominada El Acueducto, todo indica que ya hay principio de acuerdo para que entre este martes y el miércoles se levante el bloqueo en Vicam y se establezcan las bases para que Hermosillo disponga de suficiente agua para el consumo doméstico sin violar la ley ni los derechos de los yaquis y ciudadanos del sur de Sonora.

Como Padrés alega que no puede dar agua a los hermosillenses sin el acueducto, esa tarea será asumida por la Conagua, en tanto que en un plazo no mayor de 10 meses entraría en operación una desalinizadora que resolvería el abasto de una vez y para siempre, a partir de que hay una realidad indubitable: Se realizará una consulta de los daños irreversibles en contra de las comunidades yaquis por el trasvase y no se autorizará el Manifiesto de Impacto Ambiental y en unos días la Suprema Corte de Justicia de la Nación, resolverá los amparos relacionados con la compra fraudulenta de derechos de agua inexistentes en Huásabas y Granados.

O sea que todo indica que la vida del Acueducto será similar a la de los pavos que se consumen en Estados Unidos con motivo del Día de Acción de Gracias o cuando más a la temporada de los buñuelos.

Y sabíamos que se buscaba al empresario valiente que se animara a operar el Centro Ecológico de Sonora de forma concesionada, pero lo que no sabíamos es que ya ese valiente había sido localizado y que está dispuesto a gastar alrededor de dos millones de pesos al mes, pero no de forma de concesión, sino en arrendamiento.

Se entiende que con las finanzas quebradas, Padrés trate de deshacerse de responsabilidades, con el argumento de que operar ese tipo de establecimiento no son cuestiones sustantivas, tal como es el criterio aplicado al delfinario en Guaymas, pero bien harían en que de así ser el caso, hagan las cosas bien, de forma transparente y de cara a la sociedad y no como acostumbran.

Pero mejor trataremos de platicar con quien sí sabe de este tema, Oscar René Téllez Leyva, titular de la Comisión de Ecología y Desarrollo Sustentable del Estado de Sonora, quien debe tener pelos y señales sobre la situación de lo que fuera una joya en la corona de la administración de Samuel Ocaña.

Y para nosotros es un honor el aparecer como compañero de portada del periodista y escritor, Carlos Moncada, quien a partir de este lunes publica sus Banderillas en www.elportaldelagente.com. Bienvenido Maestro!!!

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0