Lunes negro para el nuevo sonora

Lunes negro para el nuevo sonora

Por Arturo Soto Munguía (ElZancudo.com.mx)

Rechazan en Comisión dictamen de reforma a la Ley del Agua
Aprueban iniciativas de leyes de ingresos y presupuestos de ingresos de los 72 ayuntamientos
Recolección de basura suspenderá labores el 25 de diciembre y 1 de enero

Arturo Soto Munguia / 2013-10-28

Recuerdo ciertos años que no fueron ni históricos ni inéditos, cuando tras cada informe de gobierno, los medios de comunicación duraban semanas, si no es que meses, replicando lo que el gobernador en turno había hecho en los anteriores 12 meses, a favor de los sonorenses.

 

Había reportajes, entrevistas, crónicas, columnas, programas especiales en radio y televisión; mesas de análisis, comparecencias en la Cámara de Diputados; seguimiento a obras y proyectos y la etcétera.

 

Hoy no. Este cuarto informe de Guillermo Padrés no solamente pasó sin pena ni gloria: abrió la agenda de un fuego graneado que en estos últimos días alcanzó niveles de barbarie…

 

Mal comenzó la semana para la autoridad gubernamental que en Sonora ya no le alcanzan los dedos para tapar tantos agujeros en una barca que hace agua irremediablemente.

 

Si durante el fin de semana el gobernador literalmente ‘rindió la plaza’ y desapareció de la agenda mediática para dejarle todos los reflectores al coordinador de los diputados federales priistas, el ex gobernador Manlio Fabio Beltrones, el lunes Guillermo Padrés reapareció francamente titubeante, incoherente, desubicado, aunque eso sí, intransigente en cuanto a la posibilidad de renunciar a su convicción de que “vamos bien, vamos muy bien”.

 

Desde el viernes pasado, el PRI en Sonora les ganó la agenda a los panistas con la visita del ex gobernador; el sábado fue una pirotecnia de madrazos contra Padrés y su gabinete, aprovechando el acto en el que Epifanio Salido Pavlovich asumió la dirección estatal de la CNOP. Sin ánimos de exagerar, nomás faltó que la prensa recogiera las declaraciones de El Gordo Ezequiel, veteranísimo ‘recortero’ del tricolor, para cuestionar el fallido gobierno de una alternancia en bancarrota moral, política, financiera…

 

Repasemos rápidamente. A primera hora, nos despertamos con el noticiero de Carlos Loret de Mola, que en cadena nacional recibió la llamada del secretario de Salud, Bernardo Campillo, para intentar explicar el trágico caso de José Sánchez Carrazco, jornalero muerto en la banqueta del Hospital General en Guaymas, tras cinco días de agonía.

 

No abundaré en la sarta de contradicciones en las que incurrió el funcionario estatal, porque el madrugador lector de esta columna, la rebocera lectora seguramente vio y escuchó la entrevista. En caso de que no haya sido así, reproducimos el video en este, su portal favorito www.elzancudo.com.mx

 

La muerte de José Sánchez ocupó espacios importantes en la prensa nacional e internacional. Mostró la verdadera cara de un sistema de salud que en Sonora pasa por su peor crisis, misma que en los medios locales y en redes sociales se ha documentado hasta el cansancio.

 

Para ponerle la cereza al pastel de la desastrosa administración en la Secretaría de Salud, ayer mismo la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió la recomendación 33/2013, dirigida al gobernador de Sonora, por la atención médica inadecuada que derivó en la muerte de un menor en el Hospital Infantil “Dra. Luisa María Godoy Olvera”.

 

En un comunicado, el organismo explicó que se acreditó la violación a los derechos humanos a la protección de la salud, derivado de negligencia médica, lo que como consecuencia derivó en la violación al derecho a la vida.

 

Refirió que el menor ingresó al nosocomio por una dificultad respiratoria moderada, pero el personal médico que lo atendió omitió la realización de un diagnóstico certero de la enfermedad.

 

El organismo nacional encontró que los médicos no solicitaron oportunamente “la toma de una placa radiológica de tórax para confirmar o descartar el infiltrado intersticial que fue reportado por un médico adscrito al servicio de urgencias, lo que evidenció descuido en el seguimiento del caso”.

 

La crisis en el sector salud en Sonora tiene encendidos todos los focos rojos de su tablero y, sin embargo, al preguntársele al gobernador sobre la permanencia de Bernardo Campillo en la titularidad de la Secretaría de Salud, respondió contundentemente que sí.

 

Fue la única respuesta contundente. Porque luego le preguntaron por el caso del jornalero muerto y su respuesta fue como sigue:

 

“Este es un tema que tenemos que verlo como lo es, muy delicado, estamos hablando de  una persona humana, no estamos hablando de los funcionarios, estamos hablando primero de la persona, de los ciudadanos, hay que atender y buscar todas las medidas necesarias, hay que esperar todas las investigaciones, vamos a ver qué es lo que dicen, nosotros vamos a trabajar de la mano con ellos”.

 

¿Qué dijo? Nada. Cualquier diletante del análisis del discurso puede apreciar, en una primera lectura de estas declaraciones, la divagación total, la ausencia de respuestas, el refugio en la vacuidad de las palabras inconexas. El buen Cantinflas le habría puesto la franela como alfombra roja a Guillermo Padrés, frente a tan portentoso desplante de capacidad para soltar palabras al aire sin decir absolutamente nada.

 

La cosa no paró ahí. Le preguntaron también sobre los ‘cocotazos’ (dirían los cubanos), que Beltrones vino a darle a domicilio a propósito de la confrontación, la división que ha propiciado desde su gobierno; sobre la ausencia de voluntad política para conciliar en medio de tantos conflictos que se viven en Sonora.

 

La respuesta de Padrés debería ser nominada al mármol de las mejores frases para documentar el autismo político: “Yo lo felicito al diputado y le agradezco que sea una parte más de un gran acuerdo para la unidad de Sonora”, dijo.

 

En los círculos más altos del poder económico en Sonora y en México, a no dudarlo, están tomando nota de lo que ocurre aquí, y están haciendo sus propias evaluaciones, esas que los comunes morales no conoceremos nunca, pero que determinan alianzas, rupturas, deslindes, calambres y hasta una que otra sanción administrativa y/o penal.

 

Porque la cosa no para aquí. Ayer mismo, el diputado federal cajemense Faustino Félix Chávez dio a conocer que las comisiones respectivas están por iniciar las investigaciones a propósito de una solicitud de juicio político contra el gobernador de Sonora, presentada hace algunos meses.

 

 

“Ya estamos listos para integrar la Comisión Instructora y estamos esperando que la Puntos Constitucionales haga lo propio, pero por lo pronto ya se conformó un grupo de diputados para llegar a fondo sobre el tema de desvío de recursos y todo lo que está en torno al acueducto”, dijo el diputado federal.

 

Con tantos fierros en la lumbre, entre los que se incluye la reaparición de Josefina Vázquez Mota, a quien los padrecistas dejaron morir sola en la pasada elección presidencial, y hoy busca la dirigencia nacional de su partido, es natural, es comprensible que el gobernador de Sonora no ande del todo tranquilo.

 

Seguiremos informando.

 

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0