¡Mátenlos en caliente!.. O por lo menos échenle la culpa al PRI

¡Mátenlos en caliente!.. O por lo menos échenle la culpa al PRI

Por Arturo Soto Munguía (ElZancudo.com.mx)

Celebra Poder Legislativo presencia de AMLO en Sonora
Reciben ratificación de denuncia contra funcionarios de Cananea y dictaminan diversos asuntos
PRESENTA DIPUTADA ERNESTINA CASTRO INICIATIVA PARA LA PROHIBICIÓN DE CONDONACIÓN DE IMPUESTOS

zancudo

Arturo Soto Munguia / 2013-11-19
Desangelado, triste desfile de un adelantado 20 de noviembre que se supone una conmemoración para mantener viva la memoria histórica, la noción de patria, el recuerdo de unos héroes que en algún lugar de no sé dónde, estarán entre apenados, rabiosos e impotentes porque Justin Bieber les ganó todos los titulares de prensa a partir de una supuesta reunión con el presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Rabiosos e impotentes de ver que más de un siglo después ninguno de ellos tiene cuenta de Twitter y si la tuvieran, a como están las cosas, cualquiera de ellos envidiaría al joven cantante (¿?) que tiene más de 47 millones de ‘followers’, con los cuales en su tiempo habrían hecho no una, sino varias revoluciones, sin importar que más de cien años después, pocos se acuerden de ellas.

¿A quién le importa, hoy, conmemorar la fecha de inicio de la Revolución Mexicana? A casi nadie.

Al gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, por ejemplo, le importa un bledo. El gobernador estuvo ausente en esta conmemoración por razones que la ciudadanía desconoce y que al gobierno le vale madre explicar porque ciertamente, de un tiempo a la fecha, lo que priva en Sonora es un absoluto desprecio a lo que piense, crea, suponga o afirme la ciudadanía.

Los más mal pensados lectores de El Zancudo; las más escépticas lectoras de estas líneas han propuesto varias hipótesis para explicar la ausencia del gobernador en el templete.

La más socorrida tiene que ver con el hecho que desde hace casi un año (desde que en diciembre del año pasado comenzó a gestarse el movimiento “No más impuestos”), al gobernador de Sonora se le complica mucho asistir a concentraciones masivas de entrada libre. Es decir, sólo aparece rodeado de gente cuando se trata de grabar un spot para televisión.

Fuera de eso, el gobernador de Sonora tiene casi un año gobernando desde la soledad a la que lo han condenado sus amigos, con los que, a confesión de parte, siempre ha sido muy débil.

A decir verdad, nadie extrañó al gobernador en el templete del desfile este lunes, porque la gente ya se acostumbró a verlo sólo en la pantalla de la TV, en las de cine; a escucharlo en spot de radio y sobre todo, a esperar a que cada vez que aparezca en público, en un escenario no controlado por sus guaruras y genios de la logística y el marketing, lo reciban con rechiflas y abucheos.

Pensar que Guillermo Padrés no estuvo en el templete ayer, durante el desfile, por temor al abucheo ciudadano, es la explicación más facilona.

Después de un año de andar a salto de mata, huyendo del contacto ciudadano, de los reclamos que le llegan incluso desde un importante sector del panismo que está harto de su ‘amigocracia’, es natural que el gobernador se atrinchere y se encapsule en esos, sus amigos, que no se cansan de decirle y convencerle de que ‘vamos bien, vamos muy bien’, aunque el rancho esté ardiendo.

El punto es que el gobernador no estuvo en el templete desde el cual tradicionalmente se preside, junto a las fuerzas armadas y el gabinete legal y ampliado, así como uno que otro ‘columpio’ deseoso de ser ‘placeado’ con fines meramente electorales.

Coincido con que Guillermo Padrés le tiene miedo a su pueblo. Bueno, esto es un exceso y corrijo: le tiene miedo a un pueblo al que traicionó de fea manera y en estos días no le salen las cuentas para imaginar los meses que le faltan como un gobernador que ejerce su mandato desde los spot de radio y televisión; desde los desplegados de prensa o las columnas periodísticas cada vez menos creíbles.

Y vaya paradoja. Si @alejodorowski en Sonora estuviera, podría novelar otra de sus obras cruentas y despiadadas; inexplicables si no es a partir de la locura en el ejercicio del poder.

Por ejemplo, imagino una trama en la que el gobernante se esconde, huye de su pueblo, se cobija y se mimetiza en las sonrisas forzadas de la gente que no sabe lo que habla, mientras a la misma hora, el mismo día, un camión del transporte urbano, desvencijado, sin mantenimiento, sin frenos, arrolla a varios usuarios del servicio, que inopinadamente esperaban, jugando con las telarañas de la impaciencia, que pasara el autobús que los llevaría a su destino.

Lo que llegó fue un camión sin frenos, sin conductor capacitado, sin idea de lo que andaba haciendo y entre otras cosas, tiene a dos elementos de las fuerzas armadas al borde de la muerte.

No andaban en Michoacán con el dilema de disparar a las ‘Autodefensas’ o a los ‘Caballeros Templarios’. No.

Son militares que esperaban un camión en Hermosillo y que fueron arrollados no por un camión, sino por el cochinero en que el gobierno de Sonora tiene convertido el servicio del transporte urbano.

Un poquito más, ya para cerrar la columna. Cuando todos estaban esperando una revelación sobre lo que sucede con los casos de Gisela Peraza (trabajadora doméstica de la familia Padrés Elías, acusada de robo y presa sin sentencia después de casi tres años en una cárcel de Huatabampo –a 340 Km al sur de Hermosillo-, o con el caso de Priscilla, la joven asesinada por un Indio y a la que no le harán justicia porque la ley no es retroactiva, lo único que sucede, es que el gobernador tiene ‘otra agenda’.

Como dicen en Twitter: “No, por wow”.

Y de Posdata: hallan ocho cuerpos en una fosa clandestina cerca de Navojoa, que según los primeros peritajes, tenían un año y medio asesinados.

A webo!!!!!! Vamos bien, vamos muy bien!!!!

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0