Ni cómo ayudarles

Ni cómo ayudarles

Por Arturo Soto Munguía (ElZancudo.com.mx)

Deben OSC recibir apoyo y no sobre carga tributaria: Armando Alcalá
Reciben ratificación de denuncia contra funcionarios de Cananea y dictaminan diversos asuntos
Comparecen aspirantes a titular de Comisión de Atención a Víctimas y dictaminan terna

zancudo

Justo cuando los personeros del nuevo sonora son convocados a envolverse en la bandera del padrecismo y arrojarse desde lo más alto del cerro de la Campana para defender el proyecto de las seis estrellitas cada vez más apagadas, desde Guaymas les arrojan otro balde de agua fría.

 

Ya trascendió que muchos funcionarios de nivel 10 y más altos no acogieron de buena gana la regañada que el gobernador les dio el sábado anterior, especialmente porque en su mayoría ellos se han dedicado a cumplir con su trabajo y en contraparte sólo han obtenido recortes salariales y en otros ingresos, restricciones en prestaciones, marrullerías con sus seguros de vida y de gastos médicos, entre otras lindezas, mientras unos cuantos se sirvieron con la cuchara grande y son los responsables del caos financiero que hoy se pretende corregir a costillas de sus ingresos.

 

Algunos de esos funcionarios manifestaron que se les complica mucho la defensa del proyecto padrecista, pues a cada rato salen a la luz pública, casos muy notorios de cercanos al gobernador, involucrados en presuntos actos de corrupción, cuando no en casos probados.

 

El caso del ex alcalde de Guaymas, César Lizárraga es ilustrativo. En mayo pasado, el órgano de control interno de aquel municipio encontró irregularidades financieras en el presupuesto que ejerció durante su gestión, por 55 millones de pesos. Decidió sancionarlo con una inhabilitación por diez años en el servicio público.

 

¿En qué quedó esa inhabilitación? Pues en nada. Lo que ocurrió fue que su amigo Guillermo Padrés le dio el cargo de Director de Obras en el Instituto de Infraestructura Educativa del gobierno del estado, donde sigue cobrando puntualmente su quincena.

 

Y no fue el único: también los ex alcaldes de Puerto Peñasco y Nogales, Alejandro Zepeda Munro y José Ángel Hernández Barajas, que dejaron ‘temblando’ las arcas municipales, fueron ‘premiados’ por el gobernador. Al primero le otorgaron el cargo de Subsecretario de Seguimiento de Gabinetes (¿?) y al segundo, lo mandaron a la Dirección Administrativa de la Procuraduría de Justicia.

 

Junto con ellos hay una nutrida lista de funcionarios menores que por su responsabilidad en presuntos delitos contra el patrimonio de los municipios que gobernaron, enfrentan procesos administrativos y algunos hasta penales.

 

El caso del ex alcalde guaymense, decíamos, es notable, porque ya había sido inhabilitado en mayo pasado, y multado con tres millones de pesos. Ni la inhabilitación se respetó, mucho menos el pago de la multa.

 

En aquella ocasión la sanción obedeció al oscuro manejo de docenas de toneladas de asfalto que había sido donado por Pemex al Ayuntamiento y que desapareció misteriosamente, para aparecer después de las denuncias, no menos misteriosamente.

 

Pero ahora la inhabilitación y la nueva multa obedecen a un asunto diferente, aunque ya conocido, e involucra a Mónica Marín, quien fuera alcaldesa interina cuando Lizárraga solicitó licencia para contender por una diputación local, misma que perdió lastimosamente.

 

Héctor Hernández García, titular del órgano de control y evaluación gubernamental, dijo que después de un año de investigación concluyeron que los ex funcionarios no solicitaron autorización para un contrato superior a 45 millones de pesos por la renta de luminarias, mismas que después desaparecieron al reclamarlas como suya la empresa a la que se las rentaron a un precio superior al de su valor en el mercado.

 

En su momento, el asunto fue un escándalo en Guaymas y hoy comenzará a tomar nuevos aires.

 

Lo que resultará la mar de interesantes, es observar cuántos de los regañados el sábado pasado entrarán a sacar la cara por el acusado, para mostrar lealtad con el proyecto padrecista y sus personajes clave.

 

Y todo esto, sin perder de vista que esta semana la discusión del presupuesto 2014 deberá entrar en su ruta crítica, que de nueva cuenta será muy crítica –valga la expresión-, considerando el clima de enfrentamiento, polarización y enojo que existe entre diputados de oposición y el titular del Poder Ejecutivo.

 

II

 

Ayer nuevamente el pleno del Senado decretó un receso y convocó a reanudar la sesión en la que se discute el polémico tema de la reforma energética, para este martes a las 11 de la mañana.

 

Todo parece indicar que la aprobación de esta reforma es un hecho, toda vez que en el senado existe una mayoría integrada por legisladores del PRI, del PAN y del Verde que la harán pasar a la hora de las votaciones.

 

Sin embargo, el debate y las movilizaciones de la oposición, señaladamente senadores y activistas del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que comanda desde su convalecencia Andrés Manuel López Obrador, han dado muestra de una resistencia feroz a lo que consideran la entrega de la soberanía energética a partir de la privatización de la industria petrolera, fundamentalmente.

 

Ayer hubo dos senadores que atrajeron los reflectores en el debate respectivo. Por un lado la perredista Layda Sansores, quien en su intervención echó mano de una frase del Premio Nobel de Literatura (1998), en la que ironiza acerca de las privatizaciones y conmina a los partidarios de las mismas a que privaticen de una vez a sus respectivas jefecitas, aunque el portugués aludió a ellas de manera más rasposa.

 

Y en lo ríspido de ese debate sobresalió también la participación del sonorense Ernesto Gándara Camou, quien aludió a los procesos de reformas fundamentales en otros países, donde se discute fuerte, se debate con pasión y se atacan unos a otros los protagonistas de las mismas aunque al final se alcanzan acuerdos que a la postre se han traducido en la modernización del marco jurídico que norma al sector energético.

 

Puntualizó que la actual reforma no plantea privatizaciones, sino inversiones que el sector requiere para avanzar, y en este, como en todos los temas la única manera de hacerlo es construyendo acuerdos por encima de las diferencias que naturalmente existen en una Cámara donde están representadas las más importantes fuerzas políticas del país.

 

 

La intervención de El Borrego, por si la energética lectora, el privatizado lector desea echarle un ojo, aparece en la siguiente liga:

 

https://www.dropbox.com/sh/jzwacurlhzfhf5a/oXMVHNX0xU#lh:null-intervencion%20-3.mp4

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0