Saturan migrantes morgue en Arizona

Saturan migrantes morgue en Arizona

  TUCSON, EU.- Desde el año 2000 cuando fue abierta la Oficina del Servicio Forense en este condado se han recibido más de mil 800 cuerpos que se...

Capacitarán a servidores públicos en lenguaje de señas
CIUDADANOS BUSCAN UNA MEJOR GESTIÓN DEL AGUA EN HERMOSILLO
Conoce Comisión Especial Covid-19 estrategia para vacunación

 

TUCSON, EU.- Desde el año 2000 cuando fue abierta la Oficina del Servicio Forense en este condado se han recibido más de mil 800 cuerpos que se presume son ciudadanos mexicanos y centroamericanos que lograron cruzar sin documentos hacia Estados Unidos, pero encontraron la muerte en el desierto o en algún accidente de carretera.

Bruce Parks, jefe del Servicio Forense en Pima, comentó que en 2001 fueron llevados a la morgue 75 cadáveres; en 2002 la cifra fue de 150; en 2010 se elevó a 227, y entre enero y la primera quincena de marzo de 2013 ya se tienen 26.

La morgue y las autoridades mexicanas han creado una base de datos para la identificación de los cuerpos.

Cruzar el desierto no es cualquier cosa, ya no es tan fácil, consideró la Patrulla Fronteriza (BP por sus siglas en inglés) en su sector Tucson.

La frontera de Sonora-Arizona que cuenta con más de 600 kilómetros, se ha convertido en el paso principal de migrantes que para llegar a Estados Unidos de manera indocumentada, tienen que cruzar el desierto.

“A los migrantes les mienten (polleros o coyotes), les dicen que tienen que caminar unas ocho horas y son ocho días.

Quedan en el camino deshidratados, se quedan sin comida”, afirmó Gabriel Guerrero, quien labora en la División de Comunicación de la Patrulla Fronteriza en Tucson.

La tarea de este cuerpo de seguridad, añadió, no es hoy tan sencilla, porque se buscan los mejores medios para alertar a la gente de que no intente cruzar el desierto porque se enfrenta a peligros.

El sector Tucson de la Patrulla Fronteriza es responsable de patrullar 400 kilómetros que comparte con el condado de Yuma.

Guerrero explicó que en la actualidad son cuatro mil 100 agentes dedicados a las labores de patrullaje y rescate.

Y hoy, el trabajo es más eficiente porque se cuenta con mucha mayor infraestructura y, sobretodo, tecnología.

Son ocho estaciones migratorias las que se tienen en Arizona: Douglas, Wilcox, Naco, Sonoita, Tucson, Nogales, Casa Grande y Ajo.

La mayoría de los migrantes, dijo Guerrero, cruzan por el territorio de los Tohono O’Odham, una tribu nativa que cuenta con una reserva ecológica y un celoso espacio al que no se puede entrar, como autoridad, sin previa autorización.

La Patrulla Fronteriza tiene intercambio de información, de inteligencia, con el Grupo Beta en México.

Buscan en conjunto prevenir y hacer campañas para evitar que la gente se lance a la peligrosa aventura.

Los que cuidan la frontera estadounidense en Tucson cuentan con 22 torres de inteligencia, a partir de las cuales se vigila el desierto.

Hay helicópteros y camionetas todo terreno que recorren el espacio. Tecnología de punta para detener a quienes ingresan sin papeles.

“Pero también se busca salvar vidas, porque también tenemos esa labor”, comentó Crystal Amarillas, vocera de la corporación en Tucson.

La agente relató que “a pesar del radar con el que se cuenta y de las cámaras infrarrojas para el día y la noche, los migrantes siguen en cruce, aunque sí se ha detectado una disminución”.

Tan sólo en el año 2000, la Patrulla Fronteriza detuvo a más de 216 mil migrantes en el desierto de Arizona y para 2012 fueron más de 120 mil.

La labor, entre otras, decirle a la gente que no se arriesgue, que debe conocer sobre los cambios en el desierto, pues no todo es planicie, hay montañas.

Hay plantas peligrosas, víboras, alacranes, jabalíes, coyotes, pero sobretodo, no hay agua.

En la zona, la Patrulla Fronteriza colocó tres torres con un botón de auxilio. Es el botón rojo que busca salvar vidas para quienes ya no pueden seguir camino. El asunto es llegar a éste

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0