Se acaba el sexenio, se acaba todo…

Se acaba el sexenio, se acaba todo…

Por Arturo Soto Munguía (ElZancudo.com.mx)

Recolección de basura suspenderá labores el 25 de diciembre y 1 de enero
Llaman a aprovechar últimos días de descuentos en recargos en pago de adeudos de predial y multas
Aprueban iniciativas de leyes de ingresos y presupuestos de ingresos de los 72 ayuntamientos

zancudo

Ahora fue Abraham Montijo el que le puso el cascabel al gato de la opacidad gubernamental y a la sumisión del Poder Legislativo.

El diputado cajemense propuso exhortar al gobernador del estado y a sus secretarios de Economía, y de Educación y Cultura, para que informaran cómo y en qué se gastaron los recursos autorizados por el Congreso para invertirse en el programa de uniformes escolares gratuitos.

Los diputados del PAN, desde luego, votaron en contra y propusieron mandar la iniciativa a comisiones, lo que finalmente sucedió, así que ese exhorto se fue a la congeladora, donde dormirá el sueño de los justos.

La mayoría panista en el Congreso local sigue en una posición de fuerza que le permite hacer eso. En la orillita de la mayoría simple, pero le alcanza.

Por eso también ‘batean’ al diputado del PVEM, Vernon Pérez Rubio cuando sube a la tribuna, encolerizado por la respuesta que ha tenido de parte de la contralora ‘ciudadadana’, María Guadalupe Ruiz Durazo.

A ella le han solicitado no solamente informes, sino que llame a cuentas a los involucrados en la histórica e inédita desaparición de 600 millones de pesos correspondientes a un crédito obtenido por el gobierno del estado para invertirse en la modernización del transporte urbano.

Un crédito, hay que decirlo, autorizado por el Congreso del Estado, con el aval de diputados de todos los partidos políticos. Pero esos 600 millones andan perdidos.

Un día antes, el miércoles, habría de comparecer el tesorero del estado ante los diputados, para explicar el tormentoso asunto. No lo hizo. Por ‘problemas de agenda’, dejó con un palmo de narices a los diputados.

El ninguneo del Poder Ejecutivo hacia el Legislativo es obvio. El propio secretario de Hacienda lo dejó muy claro hace unos días, cuando declaró que los diputados “no son nadie para opinar sobre la cuenta pública del gobierno del estado”, en la que por cierto el ISAF detectó irregularidades por 6 mil millones de pesos (¡6 mil millones de pesos!).

Eso no ha caído bien entre los diputados de oposición. Están molestos. Vernon Pérez Rubio toma la tribuna. Su enojo es evidente y no es para menos. Desde agosto pasado, solicitaron a la contraloría del estado –que hoy presume de ‘ciudadana’-, información sobre los 600 millones de pesos autorizados como crédito para el Fideicomiso Estatal para la Modernización del Transporte Urbano (FEMOT), que hasta hace poco tutelaba Víctor Alcaraz, otro miembro de esa familia que ha copado el mando del gobierno de Guillermo Padrés.

Solicitaron la comparecencia de Carlos Villalobos Organista, secretario de Hacienda y del propio Víctor Alcaraz.

La respuesta, por oficio, de Contraloría, no tiene desperdicio: A Villalobos lo citaron a declarar para el 16 de enero de 2014, y a Víctor Alcaraz no lo han requerido porque no saben dónde vive.

Mientras Vernon Pérez Rubio arenga en la tribuna y grita que “hay que traerlo de las greñas… si no lo encuentran, pregúntenle a su tío, o su primo o no sé qué será (se refiere a Javier Alcaraz Ortega, secretario de Imagen Institucional) que trabaja en comunicación, pero que en realidad trabaja pagando trolles para el gobierno”, dice.

En la bancada del PAN hay risillas soterradas y cruce de miradas burlonas.

El doctor Raúl Silva Vela, del PAN, se anima a tomar la palabra y le dice a Vernon que se tranquilice, que no falte al respeto a la institución, que hay que respetar tiempos legales y procedimientos, que no juzgue…

Ya en su curul, Vernon más calmado le responde que sí. Que está bien. “No debo juzgar que son una bola de ratas, pero lo que es un hecho es que hay 600 millones de pesos autorizados por este Congreso, de los que no se sabe dónde quedaron”.

Usted es doctor. Haga de cuenta que se le está muriendo un paciente y usted dice que no porque sólo puede atenderlo hasta el año que entra, o porque no sabe dónde vive, le reclama Pérez Rubio.

Y se desata la gallera en el salón de plenos…

Toma la palabra Abel Murrieta Gutiérrez, otro diputado cajemense, del PRI. Ex procurador de Justicia en el sexenio pasado y en los tres primeros años del gobierno panista.

Pregunta a los diputados del PAN si no les da vergüenza rehuir toda discusión, todo debate sobre honestidad, transparencia y buen uso de los recursos públicos. Les recuerda que en el pasado muy reciente, los legisladores blanquiazules se rasgaban las vestiduras en la defensa de la transparencia y la honestidad.

“Es lastimoso, da vergüenza”, les dice, lo que están haciendo ahora. “Ojalá algún día recuperen la vergüenza y la dignidad; ojalá algún día entiendan el papel que están jugando… y no digo qué papel, porque sería un comercial”, ironiza, pensando en cualquier marca de papel sanitario.

Al quite brinca Javier Neblina, el coordinador de los diputados del PAN. De entrada, dice que no va a entrar al debate. Dice que son mentiras que ningún funcionario de gobierno ha venido a comparecer al Congreso, porque ayer estuvo ahí el secretario de Salud.

El que le responde es Humberto Robles Pompa, mejor conocido como ‘El Buitre’. Un tipo histriónico, sin duda. Desde su curul ironiza, se mofa de los diputados del PAN que están ahí “porque el gobernador ahí los puso”.

Y echa mano de su IPhone. Pone al micrófono el gustadísimo video que hicieron popular los ‘malnacidos’ en sus mítines, en el que aparece Guillermo Padrés candidato, ofreciendo no más impuestos, un gobierno sensible, humano, ciudadano…

Allá en el fondo, José Serrato, joven diputado del PAN le hace alguna broma sobre su corbata, pero ‘El Buitre’ no está para bromas.

“¿Te estás burlando? Ven, no le saques. Ven, acomódame la corbata, no le saques”, le dice.

Y Serrato se recuesta en la curul, sonriendo nervioso…

Los ánimos están caldeados en el pleno.

III

La que trata de atemperar los ánimos es Shirley Vázquez. Explica que los panistas decidieron mandar a comisiones el exhorto para que comparezcan los funcionarios involucrados en el programa de uniformes escolares, porque la iniciativa pide un informe por escrito, y lo mejor es que vengan esos funcionarios a dialogar en el pleno. Y para eso hay que darles tiempo.

Lo que siguió fue una andanada de reclamos, de reproches, de señalamientos a una bancada del PAN en la que a muy pocos se les conoce la voz, porque casi nadie habla. Casi nadie defiende al gobernador. Y quienes lo hacen, salen bien raspados por andar defendiendo lo indefendible.

Lo que ocurrió hoy en el Congreso es, según detectan las antenitas de vinil de El Zancudo, el comienzo del fin de un cisma en la mayoría panista. Es la primera vez que ocurre como mayoría, pero ya antes dieron color, siendo minoría.

Vienen días intensos, de eso no hay duda…

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0