Se les enredó la piola. Otra vez

Se les enredó la piola. Otra vez

Por Arturo Soto Munguia (ElZancudo.com.mx)

Propone Carlos Navarrete que las mujeres puedan dar de alta a su pareja en Isssteson
Aprueba Congreso programa propuesto por diputado Rodolfo Lizárraga para atacar el machismo
Rechazan en Comisión dictamen de reforma a la Ley del Agua
  zancudo
 

Arturo Soto Munguia / 2014-01-09

Por estas mismas fechas, pero el año pasado, los diputados del PRI hacían malabares retóricos para justificar su posición con respecto a la aprobación del malhadado impuesto conocido como ‘tenencia disfrazada’. Que lo habían aprobado. Que no. Que se abstuvieron. Que la abstención no existe en la práctica legislativa… y así.

 

Una vez que el repudio ciudadano al disfrazado impuesto sobre tenencia vehicular cobró forma de manifestaciones callejeras y protestas por todos lados, los tricolores asumieron que se habían equivocado; o por lo menos que su posición fue de una ambigüedad notoria, y en aras de reivindicarse con la ciudadanía, asumieron la lucha por la derogación de ese impuesto, de triste memoria.

 

Algo parecido está ocurriendo en estos momentos con la aprobación del llamado ‘tianguis inmobiliario’ que aprobaron en el paquete presupuestal 2014, y en el que aparecen 15 bienes propiedad del estado que podrían ser puestos a la venta para cubrir el desfalco en el fondo de pensiones del Isssteson, que asciende a poco más de mil millones de pesos (¡Mil millones de pesos!).

 

El tema había permanecido en la penumbra en este inicio de año, pero finalmente salió a la luz pública y ahora se sabe que esos bienes, ‘susceptibles de enajenación’ son: el cerro del Bachoco, edificio Banca cremi, dos terrenos en Bahía de Kino; el estadio de beis bol Héctor Espino y el edificio de Economía, todos ellos en Hermosillo.

 

También las casas de Gobierno en Álamos y Guaymas, así como el parque industrial Sánchez Taboada, también en el puerto, una reserva territorial en Navojoa y La Alameda, en Nogales.

 

En Puerto Peñasco aparece el estero de Morúa, una laguna de 11 kilómetros cuadrados que es considerada reserva natural, y cuya eventual venta ya levantó las antenas de organizaciones ambientalistas que se oponen a su remate.

 

Todas esas propiedades son valuadas en aproximadamente mil cien millones de pesos y se supone que con ese monto se cubriría el faltante en el fondo de pensiones del Isssteson, generado por la no aportación de las cuotas de los trabajadores del estado. El problema es que esas cuotas fueron puntualmente descontadas a los burócratas, pero jamás llegaron al fondo de pensiones.

 

¿A dónde se fueron esos mil millones de pesos? Eso es un misterio sin resolver.

 

Pero además es un tema que debe aclararse, ya que el gobierno de Guillermo Padrés se ha convertido en un verdaderoagujero negro en el que desaparecen con sorprendente facilidad miles de millones de pesos, sin que haya autoridad alguna que informe al respecto, mucho menos que sancione a los responsables.

 

Baste recordar que apenas el año pasado, los diputados (incluyendo a los del PRI) autorizaron al Ejecutivo para contratarun crédito hasta por 600 millones de pesos para lo modernización del transporte urbano. El crédito fue contratado en una operación escandalosamente sucia (financieras fantasmas y demás), pero los 600 millones se hicieron humo y hasta la fecha, nadie sabe, nadie supo dónde quedaron.

 

En este caso hay presuntos responsables señalados, principalmente el ex titular del Fondo para la Modernización del Transporte, Víctor Alcaraz a quien todavía en diciembre pasado la contralora ciudadana (je) no citaba porque no sabía dónde localizarlo. De ese tamaño la aberrante corrupción que rifa en el nuevo sonora.

 

Hoy, con el asunto de la enajenación de bienes la piola se les volvió a enredar. Ayer tuvo que salir al quite el coordinador parlamentario del PRI, Samuel Moreno Terán para capear el vendaval de cuestionamientos en el sentido de que los tricolores serían cómplices del nuevo mega atraco que se está cocinando en la cúpula gobernante de Sonora.

 

Y es que la opinión pública ya catalogó como un auténtico robo en despoblado, la intención de tapar el boquete financieroen el Isssteson, procediendo a un borrón y cuenta nueva en el que más de mil millones de pesos desaparecieron sin dejar huella. Más aún, tapar el boquete financiero con bienes propiedad del Estado que pasarían a ser vendidos vaya usted a saber a quién y por cuánto.

 

Samuel Moreno explicó que ellos no aprobaron la venta, sino que sólo señalaron bienes susceptibles de ser vendidos, y establecieron que las eventuales operaciones de compra venta no eximen de responsabilidades a los responsables del desfalco.

 

Sin embargo, admitió que no tienen manera de garantizar que se aclare el desfalco, ni que el destino de los recursos eventualmente obtenidos por la venta de esos inmuebles, vaya a dar al fondo de pensiones. Es decir, eso sólo se establece en el papel, pero en la práctica no hay modo de asegurar que así sea. “Ya sabemos que este es un gobierno que no cumple, ni cumplirá”, dijo en rueda de prensa celebrada ayer al mediodía.

 

Por su parte, también el dirigente estatal del PRI, Alfonso Elías Serrano apareció ante los medios de comunicación para hacer un fuerte señalamiento y exigir directamente al gobernador Guillermo Padrés que desista de poner a la venta esos inmuebles y sobre todo, que aclare inmediatamente qué fue lo que pasó con los recursos del fondo de pensiones.

 

Expuso que en este proceso se cometieron muchas ilegalidades y que las mismas deben ser aclaradas, y también deslindar responsabilidades ya que no es posible seguir tolerando tanta corrupción y tanta impunidad del gobierno que encabeza Padrés Elías.

 

El dirigente del PRI anunció que arreciarán las protestas y la presión para exigir castigo a los responsables de este nuevo atraco.

 

Por su parte, el gobernador salió con sus típicos juegos de palabras en los que así como dice una cosa dice otra, pero nomás deja chillando la víbora de la confusión: “No hay una venta ni enajenación de bienes del  estado para resarcir el faltante de recursos en el fondo de pensiones del Isssteson, sólo se traspasan bienes para que el instituto cuente con un  patrimonio del cual hará uso, como lo determine, en caso de necesitarlo”, dijo.

 

No, pos así, sí.

 

Lo peor de todo es que esta ha sido la tónica de todo el sexenio de Guillermo Padrés, que ya ha cobrado fama nacional por sus corruptelas, excesos y desplantes.

 

Ayer mismo, en su gira por Sonora, Andrés Manuel López Obrador fue lapidario al señalar que el gobernador de Sonora debe ser enjuiciado por sus actos de corrupción.

 

“Hace falta el cambio, ya lo ven con el Gobernador de Sonora (Guillermo Padrés Elías) y sus funcionarios, quienes merecen ser enjuiciados por corrupción. Antes de ser servidores públicos no tenían nada y ahora se convirtieron en potentados y viven en grandes residencias”, espetó el líder de Morena en su visita a la capital de Sonora.

 

Y no es el único que piensa eso.

 

Por cierto, y ya que andamos por rumbos de la izquierda, nos hacen llegar una invitación para un encuentro de líderes estatales del PRD, que se llevará a cabo este viernes a las 11:00 horas en el Hotel Colonial de Hermosillo. Allí se emitirá una convocatoria a líderes y militantes del PRD Sonora “para la constitución de un Frente Amplio que conjunte esfuerzos para trabajar por el restablecimiento de la vida orgánica e institucional  del PRD Sonora” (Así dice, textual).

 

El gozo se va al pozo, sin embargo, cuando uno ve la lista de los convocantes. A saber: José Guadalupe Curiel, Leobardo Ramos Izaguirre, Juan José Lam Angulo, Alfonso Canal Castaños, Javier Ozorio, Javier Lizárraga Arce, Efrén Ramos Valenzuela, Cervando Flores Castelo y José Luis Padilla Vega.

 

En tono de guasa, dicen que el único que faltó en la lista fue Juan Bautista Valencia Durazo, el dirigente estatal del PAN. Ah, pinche raza.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0