Zozobra y temor al iniciar el año

Zozobra y temor al iniciar el año

Por Carlos Moncada Ochoa

Solicitarán reasignación de recursos a compra de vacunas para personal docente
Ofrecerá el “Borrego” Gándara licencias de conducir gratis a repartidores de comida en aplicaciones móviles
Reciben ratificación de denuncia contra funcionarios de Cananea y dictaminan diversos asuntos
carlosmoncada1 Imprimir Correo electrónico
Escrito por Carlos Moncada Ochoa
Lunes 06 de Enero de 2014 12:56
 

Los amigos y las amigas que tienen ya cuarenta años han de recordar aquellos días de zozobra y temor ante el futuro inmediato que envolvió al país durante el sexenio de José López Portillo, sobre todo en los últimos años. La serie incesante de devaluaciones se inició con el presidente Echeverría, pero con su sucesor adquirió velocidad sin precedentes.

Comenzamos a percibir que íbamos al precipicio cuando, al pagar la cuenta en el supermercado, en lugar de entregarnos cinco centavos, o diez, o quince de cambio, nos daban dulces: un dulce corriente por cada cinco centavos. Luego, algunos artículos de uso cotidiano comenzaron a escasear como en tiempos de guerra. No había azúcar, y si la recibían en algún comercio quienes se enteraban iban y prácticamente saqueaban el dulce. Algunos clientes se iban del restaurante con una bolsita de azúcar hábilmente robada.

López Portillo prometió defender el Peso como perro, y nacionalizó los bancos intempestivamente y se quedó con los dólares que habíamos ahorrado con mil sacrificios. Se los embolsó cuando estaban a 70 por uno y nos los pagó al doble. Una semana más tarde, la cotización iba a 200 pesos por dólar, a 300, a 400…, en tiempos de Miguel de la Madrid estuvo a casi 5 mil pesos por un dólar. Una locura.

Al comenzar este año con el incremento de impuestos, gasolinazos exagerados, exigencias de Hacienda imposibles de cumplir para el ciudadano modesto, amenazas de desprestigiar a quienes no están al corriente con el pago de sus impuestos…, vuelve a revivir aquella zozobra ante el presente y el futuro inmediato.

Como si no supieran quiénes son los peces gordos que evaden el pago de impuestos, diseñan estrategias para exprimir a los pequeños causantes. Los ex gobernadores de Coahuila y Tabasco conservan sus enormes fortunas, igual que el líder de Pemex. Nadie se atreve a un acto de valor para meter a la cárcel a los grandes corruptos, pues siempre les ha funcionado la fórmula de amolar a los que no tenemos más remedio que permitirlo.

Y agregan, a la agresión económica brutal, la burla inicua. Han publicado planas y planas en la prensa, y trasmitido spots tras spots en los medios electrónicos prometiendo lo imposible: que bajarán las tarifas de la gasolina y la electricidad gracias a la reforma energética. Todavía no se han redactado las leyes secundarias que permitirán ponerla en práctica y no ha habido reacción en el mundo o dentro del país, de capitalistas que quieran invertir en la industria robada a los mexicanos, y ya nos avisan, como si fuéramos idiotas, que bajarán las tarifas.

Paralelamente, se avanza en la centralización. Un solo código de procedimientos penalespara todo el país. Los órganos electorales dependerán del Instituto Nacional Electoral. La última palabra en transparencia la dirá el Instituto nacional. Se abandona el concepto de federalización. El fantasma de la dictadura se concreta.

Échenme palabrería contra estas realidades. El panorama nacional que se avizora no dejará de ser espeluznante.

Carlosomoncada@gmail.com

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0